Pese a adversidades y edad, Elizabeth renació como el Ave Fénix

Culiacán, Sin. Nadando contra la corriente y con el propósito de encontrar un trabajo que le permitiera generar ingresos, después de quedar desempleada por cuestiones médicas, la señora Elizabeth Carrizales, a sus 64 años de edad, da una lección de perseverancia para las personas de todas las edades al ser conductora distinguida en una plataforma privada.

Fue por un reemplazo de cadera lo que ya no le permitió continuar trabajando en el hotel, donde tenía años laborando y que ante la necesidad de tener una fuente de ingresos, por propuesta de un sobrino decidió darse un clavado a un mundo que era incierto para ella, con la llegada de los transportes privados a Culiacán.

Al tener sus dos hijos ya con sus propias familias, vivir sola y ocupar recursos para el tratamiento de su madre, Elizabeth decidió darse la oportunidad y el reto de aprender a utilizar nuevas aplicaciones tecnológicas para brindar un mejor servicio como conductora, al ser un empleo que hasta las personas de la tercera edad pueden acceder.

Fue aventarte al precipicio sin paracaídas porque aprendimos en la marcha, nadie nos capacitó, hay tutorías, pero son escuetas, todo lo vas aprendiendo en la práctica

Como parte de las nuevas competencias en transporte privado, la tecnología es esencial al ser el beneficio que se brinda a los usuarios de las plataformas, por lo que esto fue su desafío más grande y, que a pesar de tener cuatro años de experiencia y laborar actualmente en Bolt, reconoció que sigue aprendiendo día con día.

Aspectos como la edad y ser mujer no ha sido un limitante, ya que con orgullo comentó que es una persona confiada en el trabajo que realiza, en el que, aunque ha llegado a ingresar a colonias catalogadas como peligrosas, todos los días se encuentra personas buenas y piensa “que si tú empiezas con una actitud positiva, siempre te va a ir bien”.

Sin embargo, el salir a conducir por toda la ciudad es un desafío y en cierto modo un riesgo para los conductores, sobre todo para quienes trabajan de noche, pero que al laborar de día toma ese factor a su favor.

Con toda la actitud positiva, cada día a partir de las 6:00 horas sale de su casa para trasladar a decenas de personas que necesitan llegar a su destino, a quienes en cada viaje saca una plática amena y comparte su buena vibra, lo cual le ha generado obtener buenas calificaciones, llegar a las metas y tener un historial de cero viajes cancelados.

Han sido muchísimos (viajes) conoces tanta gente, conoces gente de todos los niveles y de todos aprendes, es un trabajo muy bonito; digo empiezas por necesidad, pero llega un momento en que lo disfrutas, no sientes las horas, entras a trabajar y cuando menos piensas llegó la hora en que tienes que dejarlo

Como parte de su estrategia de trabajo, cada mañana en su casa espera el primer viaje para conducirse por todos los rincones de la ciudad, esto con la prevención de tener su ubicación en tiempo real, para que la estén monitoreando en caso de que ocurra algún incidente.

En su rutina de trabajo, llega a durar alrededor de 10 minutos esperando un viaje para trasladarse a otro punto de la ciudad, por las mañanas sube un desayuno ligero, pero a la hora de la comida en el punto que se encuentre se da una hora y media para comer en los restaurantes cercanos.

Son los propios usuarios quienes le han manifestado que durante el viaje se sintieron relajados, aun y cuando por motivos personales tenían una carga emocional, por minutos se sienten confortables con Elizabeth, quien reiteró que es importante que como conductora tiene que traer la unidad al 100 por ciento.

A pesar de que dentro de algunas plataformas se utiliza que los conductores tienen sus propios clientes por el buen servicio, dijo que todos sus viajes lo hacen a través de la aplicación, ya que de esta manera está respaldada y en caso de que algún conocido le pida un viaje, se programa con tiempo, pero siempre por medio de Bolt.

Por los resultados positivos que ha obtenido y las buenas experiencias, ha logrado que mujeres de entre 40 y 50 años se atrevan a laborar dentro de la plataforma, al enseñarles los beneficios que tienen y ser una forma de obtener ingresos.

Elizabeth, a pesar de que trabaja todos los días en un horario corrido de 10 a 12 horas, el hecho de seguir teniendo un empleo, conocer nuevas personas, superar retos e invitar a mujeres a superarse, la ha rejuvenecido.

El automóvil que compró para sus terapias fue con el que ingresó hace cuatro años, inversión que le ha funcionado, ya que al tener buen registro en la plataforma y obtener mayores ingresos, tuvo la oportunidad de comprarse un Hyundai 2018, auto que está pagando, pero que ya tiene en la mira obtener un carro Prius.

Entre otros de los aspectos en que Elizabeth trata la vida de otra manera, es que al haber esperado cinco años para el reemplazo de cadera y pasar de sentirse como una mujer de 80 a 40 años, “fue como el ave fénix, resurgió de la nada” y actualmente trabaja al 100 por ciento, considerándose a ella misma como “la mujer biónica”.

Mencionó que, al estar acostumbrada a tener dos trabajos para cubrir los gastos de su familia al haberse quedado con sus hijos, se acostumbró a laborar 20 horas y dormir cuatro horas, razón por el que su actual trabajo de conductora es como un hobby, labor que sus hijos respetan al saber que su mamá continúa aprendiendo a vivir.

Por las experiencias positivas que ha vivido y los resultados que ha tenido en la obtención de ingresos, invitó a mujeres y hombres de todas las edades a animarse a formar parte de la plataforma, sobre todo a quienes pasan por una crisis financiera y no ven una salida u oportunidad de trabajo.

Es así como con cuatro años de experiencia, 64 años y con una gran actitud positiva, Elizabeth Carrizales, diario recorre las calles de la capital del estado, apoyando a los usuarios en su traslado y superando cada una de las barreras que se le lleguen a generar en este camino llamado vida.