Celso Piña, el mexicano que revolucionó la cumbia

El fallecimiento de Celso Piña consternó ayer no solo a los mexicanos, sino a todos a quienes la música de El Rebelde del Acordeón deleitó sus oídos e hizo vibrar sus corazones, al ser justamente un artista que rompió paradigmas con su instrumento como solista y tras haber completos estadios completos.

Cumbia, vallenato, reggae y hasta rap y hip-hop, fueron solos algunos de los tantos géneros que acompañaron a los más de 30 años de carrera musical de él también llamado Cacique de la Montaña , quien tras ser hospitalizado de emergencia en el hospital San Vicente, murió a causa de un infarto en su natal Monterrey.

Considerado uno de los músicos más importantes de Latinoamérica y Estados Unidos, el autor de temas como Cumbia sobre el río , comenzó su carrera musical en los años 80 cuando le fue recuperado un primer acordeón remendado por su padre, con el que pronto marcaría su destino .

Capaz de hacer bailar a cualquiera, Celso Piña, fue pionero de las mezclas de ritmos latinos, colaboró con un número de artistas tan diversos entre las características, Control Machete, Natalia Lafoucade, Café Tacuba y Gloria Trevi, e hizo bailar con su música a cientos de generaciones en las que incluye el ganador del premio Nobel de literatura, Gabriel García Márquez quien disfruta de la Cumbia Sampuesana .

Nacido en 1953 en Monterrey, en repetidas ocasiones el compositor fue descrito como una persona humilde y sencilla, sin embargo la sencillez no le impedía reconocer el talento con el que contacta al sí mismo como «profeta en mi propia tierra», por su impulso de la cumbia en el país.

El camino para Piña no fue sencillo, aseguraba en un principio su cumbia vallenata fue catalogada como corriente y vulgar, «todo cambio hasta que toqué a mi amigo García Márquez y desde allí la gente amó la cumbia», durante el Surf Music Fest 2019, una de sus últimas presentaciones .

Su trayectoria discográfica cuenta con más de 20 discos, en los que se encuentran éxitos como Aunque no sea conmigo , Cumbia campanera , El tren y la Reina de cumbias entre otras, y el álbum Barrio bravo le concedió al compositor una doble nominación a los premios Latin Grammy en el 2002 al Mejor álbum tropical.