Clarity, la plataforma tecnológica sinaloense que gana premio internacional

Culiacán, Sin.- Al quedar como el único proyecto mexicano como finalista en una competencia con más de 80 países en el tema de transformación digital, la empresa sinaloense “Clarity” hoy tiene derecho a participar como conferencista en calidad de “caso de éxito”, ante un público internacional que se da cita en la feria Smart City Latam Awards.

Egresado del Instituto Tecnológico de Monterrey, del campus Culiacán, Rafael Galeana Fregoso, aclara que este premio es honorífico, pero la ganancia extra es esa participación a nivel internacional, así como el tener derecho a tener un stand para participar en la feria del próximo año, cuyo costo es de aproximadamente 200 mil pesos.

El joven ingeniero en Sistemas, comenta que el premio lo ganó su empresa por los grandes impactos que registra la plataforma tecnológica que han puesto a operar en 14 de las 18 Juntas de Agua Potable y Alcantarillado de Sinaloa, así como en otras cinco juntas de otras entidades, como Sonora, Veracruz, Baja California Sur y Guerrero.

Además, ya tienen como potenciales clientes a otras juntas del Estado de México, Coahuila, Colima y Veracruz.

DE CADA 100 LITROS QUE LAS JUNTAS VENDEN, SÓLO COBRAN 48

En el caso de Clarity, precisa que ganó el premio de transformación tecnológica, que implica una mejoría en los servicios a los ciudadanos, y aclara que lo que se valora no es propiamente el proyecto, sino los resultados obtenidos a partir de la aplicación del mismo.

Los resultados valorados, explica, son los que han obtenido las juntas de Agua Potable y Alcantarillado, que también se les conoce como organismos operadores de agua.

Antes de hablar del proyecto, Galeano Fregoso hace una exposición de la problemática que da pie a la implementación del mismo:

“En el tema del agua, a nivel nacional, en promedio, por cada 100 metros cúbicos que se extraen y se tratan, únicamente se facturan 63 y de éstos sólo se reflejan 48 en el ingreso de los organismos operadores de agua.

“El 52 por ciento que ya costó extraerla, bombearla y tratarla, no se ve reflejado en el ingreso de los organismos operadores de agua. Son muy pocos los que están en números negros. La mayoría está subsidiada o se acerca a los ayuntamientos, para completar el aguinaldo de sus trabajadores o para que hagan un convenio con la CFE y no les corten la luz.

Quien también es el presidente estatal de Canieti, (Cámara Nacional de la Industria Electrónica, Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información) precisa que el proyecto ganador en la feria Smart City Latam, Claribot, es una plataforma tecnológica, un sistema, que pone orden en la casa.

“Lo que históricamente se viene haciendo en los organismos se monta en la plataforma y se ponen reglas. Es un tema de transparencia. Que si mi compadre o aquella persona merecen un trato especial… ya no puede ser así, y si hay algún cambio es porque hay una autorización y todo queda bien documentado; todo lo que entra al sistema tiene que quedar clasificado de acuerdo a los reglamentos y leyes. ‘Que no se le facture a mi compadre, que se le ponga en stand by’, no debe suceder, y si eso pasa entonces se registra como suspensión, que no debe ser mayor de tanto tiempo, luego del cual se tiene que renovar el contrato… todo conforme al reglamento.

“En muchos organismos hemos encontrado que cobran tarifas de hace 10 años, a pesar de que ya hay autorizaciones de incremento o de actualizaciones. Pero no se hace, porque quien hizo el sistema de cobro ya no trabaja y se fue a otro lado y no se le ha encontrado.

“Tecnológicamente las juntas de agua potable han estado abandonadas. Sus sistemas tienen de 20 a 30 años de antigüedad. Hay las que llevan sus cuentas en una tabla de Excel, lo que implica que si una persona debía 200 pesos llega y los paga, se le borran esos 200 pesos y se queda en cero, pero se desconoce su historial de pagos mensuales, sus consumos mensuales promedio, etc.

Cabe señalar que esta plataforma tecnológica permite poner orden desde cuando se cobra por consumo del vital líquido, pues también se observa que el usuario consuma menos, por lo que cuenta con un módulo de lectura y facturación “in situ”.

En Culiacán, observa, es normal que llegue el trabajador de la Junta de Agua, tome lectura del medidor y ahí mismo imprima el recibo.

“Pero en más del 90 por ciento de los organismos operadores de agua no funciona así. Barren dos veces la ciudad. La primera, toman la lectura de los medidores y con eso se elaboran las facturas correspondientes y luego se regresa a dejar los recibos. Ello da ‘días créditos’, porque el agua que consumió una familia en junio, en lo que pasa el proceso de toma de lectura, se lleva a cabo el proceso de facturación y se regresa a dejar el recibo, entonces la familia paga en agosto.

Otra de las cuestiones por las que no hay transparencia en las finanzas de las paramunicipales es están limitadas en su personal. Implementar este sistema permite a los organismos tener una mayor cobertura, sin incrementar su personal y su nómina.

El organismo dice que tiene 10 capturistas y tienen 10 días para tomar lectura, y se factura bien a los que se visitó en esos 10 días, y para no dejar sin cobro a quienes no les tomó lectura, se les aplica un cobro promedio de consumo o se les cobra el consumo mínimo o la cuota fija.

“Esa mayor cobertura permite tener más vigilancia, pues se detectan casas habitadas que no tienen contratos, fugas de agua, tomas clandestinas. Se recorren sectores que antes no se recorrían”, especificó.

“Con la tecnología se empiezan a dar herramientas a las personas para que sean más productivas y que puedan rendir más en su trabajo”.

De esta manera se refleja un mayor ingreso, se pone orden en la casa, y se genera una cultura del cuidado del agua. Y hay casos de municipios en los que la cantidad de agua, si se calculaba la cantidad de agua que se extraía contra el número de ciudadanos, se tenían una determinada tasa de consumo per cápita, y después de un tiempo de hacer ciertos ajustes en la operación, se disminuye drásticamente ese consumo.

PLATAFORMA TECNOLÓGICA QUE SE PAGA SOLA

Otro aspecto que se tomó en cuenta para premiar esta plataforma tecnológica, observa Rafael Galeana, es que es un producto autofinanciable.

Es decir, explica, se ofrece a los organismos operadores de agua la implementación del proyecto con la propuesta de que empiece a pagar, cuando se vean reflejados sus ingresos a partir de dicha implementación.

Detalló que ésta es la forma en cómo se ha podido avanzar más, pues por lo regular todos los organismos operadores de agua tienen problemas financieros y, por tanto, no tienen para pagar un proyecto de este tipo.

Incluso, dice, esa misma precariedad de recursos les limita acceder a bolsas financieras que pone a su disposición la Comisión Nacional del Agua, a veces para construir una planta tratadora, para ampliar la red de distribución, para la compra de medidores o para la adquisición de tecnología.

Es decir, expuso, la CNA ofrece como atractivo invertir dos o más pesos por cada uno que inviertan los organismos operadores de agua, pero como éstos tienen problemas no pueden hacer esa mínima aportación, lo cual hace atractiva la propuesta de Clarity.

Además, advierte que “el agua es un recurso que cada vez estamos explotando más y se habla que a partir del 2035 será irreversible el daño, y la recarga de los mantos freáticos ya no será suficiente. Y cada vez habrá menos agua, independientemente de lo que se haga”.
JOSÉ ANGEL ESTRADA/OEM-INFORMEX