“Creí que siempre viviría de las drogas”

Culiacán, Sin. – A los 17 años, lo que para Fernando Fernández era un acto de rebeldía fue su ingreso al mundo de las drogas, corría el año de preparatoria, sus padres se habían separado, cambió de escuela y dejó de ser el joven inteligente y alegre que había sido hasta entonces.

Soy un joven que le gustan los cambios, el acceder al mundo de las drogas no tiene que ver con ´mis amigos´, yo las elegí, no tengo por qué culpar a nadie.

Esta es mi historia.

Cuando hubo esos cambios en mi vida, mi baja de calificaciones en la escuela, me hice de un grupo de amigos que consumían mariguana regularmente todos los días, yo pasaba y los observaba, los criticaba, eso sí, nadie vino y me dijo, júntate con ellos, de todo lo que estaba pasando yo quería drogarme, porque escuchaba que era lo ideal para olvidarte un poco de los problemas cotidianos que pasaba en casa, porque sentía que me iba a dar más fuerza y confianza.

Así fue que, a mediados del tercer año de secundaria, Fernando comenzó el sinuoso camino de la adicción, en un principio fue mariguana, después la cocaína.

“Recuerdo que mi mejor amiga tenía un novio que podía conseguir dicha droga, le pedí y me dio. Estaba en casa, mi mamá no estaba y ahí la consumí en varias ocasiones”, relató.

A partir de ahí, inició el consumo de diversas drogas y fármacos. “Al principio no compraba”, era por amigos, de hecho, cerca de su casa había un lugar que vendían todo tipo de drogas, haciéndose cliente frecuente.

“Estaba nervioso, me temblaba la voz al principio cuando fui, porque ellos me tenían en un concepto de ser un joven ejemplar, ahí me quedó el contacto y seguí yendo, fíjate que también consumía pastillas mezcladas con alcohol. Yo no tomo alcohol, solo lo hacía para tomar las pastillas. Teníamos recetas y un sello médico que se había conseguido y las comprábamos en la farmacia, lo platico y siento coraje”, explicó.

LA DROGA YA ERA PARTE DE ÉL

Sin embargo, dijo que la droga ya se había incorporado definitivamente en su vida, imaginaba que siempre iba a seguir drogándose, que no iba a hacer vida, entonces, le vino a la mente que eso es adicción.

Ahora… ¿Cómo fluye la vida de Fernando?

Bien, he recuperado a tantas personas que en su momento les hice daño.

¿Qué fue lo que detonó el cambio, el tocar fondo?

Una de las veces que sentí desesperación porque no tenía droga, me fui a pedirle a la gente, me topé con una señora de la tercera edad, y ella sin titubear abrió su monedero, pero veo que traía varios billetes se lo arrebaté y corrí, a metros de distancia algo dentro de mí me detuvo, me puse a llorar, regresé con la señora quien todavía estaba en shock por lo ocurrido, llegué, me hinqué, le regresé el dinero, le pedí perdón y ella solamente me tocó mi frente y me dijo “recupérate hijo, la vida es bonita, mírame, trata de llegar a esta edad”.

Para finalizar, comentó: “Como hay mucho prejuicio con respecto al que se droga y no se conoce mucho qué pasa con el que terminó el tratamiento, lo que sí tengo miedo que cuando tenga mis hijos y si uno recae en esto, no creo que sepa manejarlo, es algo a lo que le tengo mucho miedo”.

PARA SABER:

Fernando Fernández, entrará a la carrera de Fisioterapia en la UAS, actualmente cuenta con 21 años y pertenece a un grupo de personas que son gestores sociales.

Los amigos cuando te quiereN conseguir drogas, al instante te las dan, pero cuando les pides un libro, se ríen. No caigas en las drogas.
MARTÍN TAMAYO/OEM-INFORMEX