Loable labor para Cruz Roja; Valentía de paramédicos

CULIACÁN.- Erick Montoya González, Coordinador local administrativo de Cruz Roja Mexicana IAP, delegación Culiacán, habló sobre el panorama actual de los voluntarios y paramédicos que forman parte de dicha delegación y cómo su capacitación constante y su vocación profesional logran superar cualquier obstáculo para servir de la mejor manera.

Los voluntarios tienen que pasar por un año de capacitación en atención de emergencias prehospitalarias para poder operar en campo, durante ese tiempo también reciben formación en cuanto a los posibles escenarios que se pueden encontrar al brindar atención a heridos, que van desde: manejo de materiales peligrosos, exposición por químicos, peleas callejeras, hasta hechos de violencia como heridos de bala o enfrentamientos donde el protocolo llama a no actuar hasta que las autoridades de seguridad acordonen el área.

Erick Montoya remarcó que los Técnicos en Urgencias Médicas (TUM) priorizan la seguridad y los procesos apegados a su protocolo de acción, así como trabajar de manera imparcial ante los hechos: “Un voluntario siempre va a procurar entrar lo antes posible, hacer lo más que pueda para salvar una vida sin hacer distinción de género, estatus u ocupación”.

Sobre la situación de Culiacán como foco de riesgo en cuanto a temas de violencia que deriven del narcotráfico, Montoya González puntualizó que no es distintivo de Sinaloa los hechos violentos o de conflicto y que Cruz Roja como institución mundial lleva impregnado el hecho de trabajar bajo dichos términos, siempre con neutralidad y con el único fin de salvar vidas. “Aquí estamos muy positivos, los voluntarios siguen llegando y aunque sepan el riesgo no abandonan su vocación”.

BAJO RIESGO

A raíz del estrés desarrollado por los casos donde se trabaja bajo presión o temor de conflicto, Cruz Roja creó un departamento dedicado a la salud mental de sus paramédicos y voluntarios, llamado apoyo psicosocial. Dicho programa está dedicado a la atención psicológica en casos de alta tensión o carga emocional, casos donde el paramédico presencia una muerte trágica o simplemente el desahogo de todas las emociones experimentadas durante su trabajo de campo. “Este programa de Cruz Roja Mexicana es para reducir el estrés es con el fin de darles un plus a nuestros voluntarios y que de alguna forma aprendan a manejar situaciones difíciles durante sus intervenciones”.

Los casos donde Cruz Roja ha sido testigo y víctima de ataques han sido muy sonados; desde detenciones de ambulancias para revisión, disparos a las afueras de las clínicas de urgencias y el fatídico caso de la muerte de la paramédico Genoveva Roger, a causa de una bala perdida derivada de una enfrentamiento frente a las instalaciones de Cruz Roja junto al parque Revolución. Aunque el coordinador mencionó que dichos casos son muy aislados y que tanto la sociedad como actores de violencia respetan el papel neutral de sus paramédicos y han llegado a agradecer su política de no discriminación al momento de emergencias.

Erick Montoya concluyó con un llamado a la sociedad civil a que apoye a la Colecta Nacional 2019 desde aportaciones económicas hasta voluntariado para recolectar en cruceros y calles de la ciudad, pues aún están al 60 por ciento de su meta quedando ya 10 días para lograrlo.

(El Sol de Sinaloa)