Destrozan la Unidad Deportiva del Club de Amigos

CULIACÁN.- El vandalismo está convertido en un cáncer para la sociedad en todas sus latitudes y cada vez trastoca más al deporte, como claro ejemplo está la crítica situación por la que está atravesando el Club de Amigos, dado que sus instalaciones deportivas están siendo destrozadas paulatinamente.

La Unidad Deportiva del Club de Amigos, ubicada al sector norte de la ciudad, en Los Mezcales, tiene asentada escasos 11 años en dicho sector y durante los últimos cinco (sus socios y jugadores) han visto cómo se la vienen derrumbando personas que simplemente no saben que el deporte es el mejor antídoto para contrarrestar la violencia y malos vicios.

En ese campo de beisbol, todos los domingos, juegan peloteros cuya edad es de 65 años y más y cada vez que arriban a ese lugar, se percatan de cómo ese espacio deportivo, que con tanto sacrificio levantaron, se lo están derrumbando mentes insanas.

Por 35 años el Club de Amigos funcionó a orillas del Río Tamazula (donde desemboca el Arroyo del Piojo), pero a raíz del crecimiento urbano de la ciudad y las obras nuevas que el Gobierno en turno tenía proyectadas a través del Proyecto Tres Ríos, llegaron a un acuerdo de permuta, pero siempre pensando que era para mejorar a esos peloteros que prácticamente ya están de salida en el deporte.

Fue así como el campo se los entregaron totalmente alumbrado con ocho torres (siete ya se los llevaron y el otro está derrumbado), además de tejabanes grandes, palapas, baños, gradas, dogout; por si fuera poco un espacio anexo para que los niños también pudieran practicar el beisbol.

Todo ello fue en compensación y que vieran los socios, que el cambio era para mejorar, pues incluida estaba la promesa de que el acceso sería cómodo –es barreal– y que el crecimiento urbano (a corto plazo) en ese sector sería un bump.

A cambio de ello, en los últimos cinco años lo que han visto es cómo lo derrumban y los están dejando en la calle.

Actualmente, en ese espacio de 2.5 hectáreas, cuentan apenas con un dogout en pie y la barda de jonrón que ya en las esquinas se observa cómo la empiezan a tumbar.

Y si a eso se le agrega que en septiembre pasado sufrieron los embates del ciclón que trajo por consiguiente un socavón que se puede observar por el lado de tercera del campo de beisbol.

En ese tiempo hicieron gestiones ante el Ayuntamiento Municipal en el sentido de buscar ayuda y les arrancaron la promesa de apoyarlos con viajes de tierra base, que hasta la fecha no les ha llegado.

Carlos Rendón Delgadillo, presidente de la Liga de Beisbol Jóvenes Adultos de Culiacán, que aglutina 10 escuadras –también cuenta con la categoría de 60 años y mayores con seis equipos–, en cuanto a esta situación, expresó que el Club de Amigos los ha ayudado con su campo, “pero en realidad ahora vemos que lo están destrozando y para nosotros es lo más difícil de digerir”.

Añadió que ve mal que lo estén destrozando por llevarse los pedazos de armex y las varillas.

“Es un golpe a la integridad del beisbol y a todas las personas adultas que nos vemos impotentes. Nosotros ya no estamos en condiciones físicamente de ponernos a trabajar más, porqué nos lo tumban, acaban con el campo y nosotros no tenemos una economía boyante”, asentó.

Rendón Delgadillo indicó que ellos quieren seguir promoviendo el beisbol, pero que ojalá y la autoridad haga conciencia, que le dé el lugar que se merece el joven adulto y voltee a verlos en qué condiciones se encuentran.

“Venimos haciendo muchos sacrificios pero aquí estamos haciendo algo por el deporte que nos gusta, pero queremos que nos apoyen las autoridades arreglando lo accesos y que nos otorguen vigilancia para evitar los destrozos”.

¿Qué mensaje les emite a los que han venido haciendo daño a la Unidad Deportiva?

–“Lo que queremos es que esas personas hagan consciencia del daño y perjuicio que están haciendo a la ciudadanía, a quienes nos gusta este deporte somos personas mayores; ya no tenemos la capacidad de levantar todo lo que nos están tumbando”.

(DAVID VELÁZQUEZ ROBLES)