Posicionamiento de la UAS ante iniciativa del Congreso del Estado

UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE SINALOA

AL GOBERNADOR DEL ESTADO DE SINALOA AL H. CONGRESO DEL ESTADO DE SINALOA A
LA OPINIÓN PÚBLICA:

En 1918, hace poco más de un siglo, nuestra máxima casa de estudios recibió su primera autonomía,
siendo la segunda en obtener esta atribución en el país, solo después de la Universidad
Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, que la recibió en 1917. Durante el gobierno de Lázaro
Cárdenas, la Autonomía le fue retirada a nuestra alma mater, reconociéndosele nuevamente el 4 de
diciembre de 1965, siendo gobernador del estado Don Leopoldo Sánchez Celis.

Obtener y preservar la AUTONOMÍA ha requerido largos años de incesante lucha, enmarcados en grandes
reformas de alcance internacional, como la de Córdoba, Argentina en 1918, hasta las defensas que
han tenido que emprender numerosas Instituciones de Educación Superior en nuestro país, hoy en día.

Ante los intentos del Congreso del Estado de Hidalgo, de nombrar autoridades en la Universidad
Autónoma de dicha entidad, la Suprema Corte de Justicia de la Nación definió que “la Autonomía
Universitaria constituye una protección especial concedida por la Constitución para resguardar a
las Universidades de intromisiones e intereses externos, lo que les permite cumplir con sus fines”.

No obstante, en los Congresos de los Estados de México y Baja California Sur, se ha dado cabida a
iniciativas de reforma a la Ley Orgánica de la Universidad Autónoma del Estado de México y de
la Universidad Autónoma de Baja California Sur, lo que constituye una falta de respeto a
décadas de trabajo y a una historia de autonomía ejercida con responsabilidad.

Aunado a ello, las iniciativas han sido presentadas por individuos carentes de toda
representatividad, y elaboradas de espaldas a la comunidad universitaria y a los órganos colegiados
de gobierno. Esto es algo inadmisible, razón por la que diversas instituciones del país hemos
alzado la voz para protestar por dichos atropellos.

Resulta inconcebible que en pleno siglo XXI aún estemos librando este tipo de

batallas, cuando nuestras prioridades son, desde hace años, las del desarrollo y consolidación
académica, tras varios lustros de hacer crecer los indicadores con base en Leyes Orgánicas de
vanguardia, generadoras de estabilidad y de mejoras en todos los ámbitos del quehacer
institucional.
Sorprende que la Autonomía siga recibiendo amenazas abiertas y veladas, cuando esta es una
atribución innegociable; conquistada a base de luchas de diferentes generaciones. La Autonomía es
algo a lo que los universitarios NO habremos de renunciar bajo ninguna circunstancia, menos cuando
las iniciativas provienen de intereses de minorías que no representan a la comunidad, ni la visión
de un México moderno, sino a coyunturas que significan el regreso a un pasado que ni la sociedad ni
los universitarios deseamos repetir.

Los nuevos tiempos de nuestro país deben ser para sumar, como lo hemos manifestado desde un primer
momento, al adherirnos al proyecto de nación del Presidente López Obrador. Por ejemplo, y con
absoluta convicción, hemos asumido las políticas de austeridad del gobierno federal, razón por la
que hemos implementado un conjunto de medidas tendientes a generar ahorros en beneficio de
la equidad y la inclusión.

Asimismo, hemos convocado a una Consulta Estatal para la elaboración del Plan Universitario de
Austeridad, de la cual se desprendieron 4 foros regionales, en los que se plantearon propuestas en
materia Laboral, Administrativa, Normativa, Financiera y de Impacto Académico y Social.

En lo relacionado con la cuestión normativa, el consenso es hacia la defensa de la
Ley Orgánica en los términos que actualmente se encuentra, pues ha sido fuente de estabilidad,
de organización académica y administrativa ,y por tanto, de incremento de los indicadores de
capacidad y competitividad académicas, además de un liderazgo y prestigio nacional e internacional.

Estos son aspectos apreciados por la sociedad, que reconoce el salto cualitativo que ha dado
nuestra alma mater. Es por ello que no habremos de permitir que se vulnere la libertad de cátedra,
de gestión y gobierno que el artículo Tercero Constitucional nos confiere.

Tenemos conocimiento de que en el Honorable Congreso del Estado de Sinaloa se ha dado cabida a una
iniciativa con proyecto de Decreto para reformar la Ley Orgánica de la Universidad Autónoma de
Sinaloa, iniciativa que no recoge el

sentir de los universitarios.

Quienes pertenecemos a esta comunidad académica, confiamos en que las y los Legisladores locales
habrán de respetar la esencia de la Universidad, de alma mater de muchos de ellos, y sabrán
discernir en torno a la nula representatividad de dicha iniciativa.

Al tiempo que reiteramos nuestro agradecimiento por el apoyo brindado a finales del año pasado y
principios del actual en materia presupuestal, hacemos un llamado para que se valore la
importancia de esta casa de estudios que hoy po hoy, es una de las mejores de México.

Confiamos en que serán empáticos y sabrán escuchar la voz interior de la Universidad, la que se
manifestó recientemente a través de miles de universitarios y sus propuestas, mismas que apuestan a
favor de la estabilidad, y no del caos; que trabajan por el avance académico, no por el desorden;
que tienen visión de futuro, y no la mente anclada en tiempos remotos, y que urge sean superados de
unan vez y para siempre.

Los Universitarios estamos orgullosos de nuestro pasado de lucha; orgullosos de nuestra Unidad y
orgullosos también de lo mucho que hemos logrado en los últimos años. El detonante de esos avances
ha sido una Ley Orgánica de Vanguardia, la cual habremos de defender de intereses externos.

Es tiempo de trabajar de manera coordinada, de cara a la sociedad y al futuro. La defensa es
cotidiana y es de todos:
¡Ni un paso atrás en el quehacer universitario!
¡Ni un paso atrás en el diálogo con las organizaciones sindicales!
¡Ni un paso atrás en nuestra relación de respeto con el Congreso del Estado!
¡Ni un paso atrás en el trabajo académico!
¡Ni un paso atrás en la defensa de la Autonomía Universitaria!

ATENTAMENTE “SURSUM VERSUS”

Culiacán, Sinaloa. 10 de abril de 2019.

DR. JUAN EULOGIO GUERRA LIERA Rector y Presidente del H. Consejo Universitario