La magia de Maradona sigue intacta

CULIACÁN.- A pesar de haber metido a Dorados de Sinaloa por segundo torneo consecutivo a la gran final, su director técnico Diego Armando Maradona se muestra sencillo y tranquilo, dándole todo el crédito de ello a sus jugadores
“Nos jugábamos el pase a la final y nadie quería regalar nada, nosotros veníamos estudiando a Mineros desde hace mucho, sabíamos que manejaban un gran juego aéreo y eso evitamos en el partido para contener sus ataques”, señaló.

Y es que la escuadra sinaloense quien cerró el calendario regular con nueve juegos en fila sin perder, ya suma cuatro más en la liguilla, y todos triunfos, por lo cual sin duda alguna que pone a pensar en serio al gran favorito que es el Atlético San Luis.

Esta será la primera ocasión desde que están los torneos cortos, que los dos mismos equipos disputen ambas finales.
“El secreto son los muchachos, no es ni Maradona ni los directivos, ni nada únicamente los jugadores desde el portero hasta el último suplente, todos encaramos los entrenamientos de la misma manera, nadie se queda y si alguien lo hace el otro compañero lo empuja, tenemos un arduo trabajo por delante y nadie nos quita el fervor y la sonrisa de haber ganado en una cancha donde ya lo habíamos hecho, pero no en una semifinal”, señaló Maradona respecto a la clave para llegar otra vez a la final.

Diego Armando Maradona dijo que tiene un gran compromiso con la institución de Dorados de Sinaloa, a la vez que le cumplirá una promesa que le hizo a su hijo.

“Yo no le hago caso a los detractores, yo tengo que trabajar y actualmente mi alegría es muy grande ya que yo le prometí a mi hijo Dieguito que lo iba a llevar a la final y él me preguntó que, sí que es eso, le expliqué en lo que consiste y en lo que será su primera final y se la dedico con toda mi alma”, comentó.

Dorados repitió triunfo sobre Mineros en su misma casa, ahora fue por 2-0 con anotaciones de Fabián Bordagaray y Jorge Córdoba, ambos en el segundo tiempo, con lo cual finiquitaron la eliminatoria con un global de 5-1, y ahora se alistan para enfrentar al San Luis quien eliminó a Mérida al ganar el sábado 3-1 y sumar un global de 4-2.

“Ahora toca pensar en San Luis, a quienes junto con mi cuerpo técnico los vamos a revisar estos días para preparar la final.

Dorados es mi casa, es adrenalina pura y estoy contento, dejo con un beso a mi hijo en casa y me voy a entrenar con mis muchachos, aquí lo importante es que el corazón de los Dorados que son los muchachos, siga latiendo muy fuerte”, concluyó.