Dietas “milagro” solo comprometen la salud: nutrióloga

CULIACÁN, SIN.- Hablar de dietas como un proceso temporal es un error, ya que, si se quiere perder peso y mejorar la calidad de vida, en lo que se debe enfocar la persona es en cambiar el estilo de alimentación y realizar ejercicio, consideró la nutrióloga de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS) Ashanti González López.

La especialista de la Unidad Académica de Ciencias de la Nutrición y Gastronomía manifestó que de nada sirve pasar una semana o meses comiendo de forma restringida y eliminando grupos alimenticios, para después volver a comer de forma no saludable al haber llegado a un objetivo de peso, ya que lo único que se está haciendo es comprometiendo la salud.

Sostuvo que las dietas “milagro” no solo no existen, sino que son dañinas para nuestro cuerpo, al igual que ingerir medicamentos o bebidas para bajar de peso, hecho que representa un riesgo para la salud, porque pueden dar pie al desarrollo de alteraciones en las funciones de nuestra glándula de tiroides o de otros órganos importantes implicados en el metabolismo del cuerpo, y por lo tanto, al momento que se dejan de consumir se recupera el peso provocando el famoso “rebote”.

La docente y especialista en alimentación destacó que las dietas “milagro”, generalmente son un tipo de método muy bajo en calorías y en nutrimentos importantes para el buen funcionamiento del organismo, aclarando que sí se logra bajar de peso con ellas, pero esa pérdida en su mayoría puede ser masa muscular o agua en lugar de grasa.

“Quizás el propósito que nos hicimos al inicio de año fue el bajar de peso, pero han pasado los meses y no lo hemos logrado, por lo que hoy quisiéramos bajar sin tener que sacrificar el consumo de alimentos de pobre calidad, pero aquí lo mejor para lograr una pérdida de peso exitosa es seguir programas de alimentación saludables con déficit calórico que incluyan todos los grupos de alimentos y aumentar la actividad fisca”, expresó.

González López señaló que si el objetivo es bajar de peso de manera saludable, el consejo es acudir con el nutriólogo, vigilar las porciones de los alimentos, incluir en las comidas alimentos de todos los grupos alimenticios, utilizar métodos de cocción que requieran de poco o nada de aceite y realizar un programa de actividad física.