Un hecho indignante el feto en un bote de basura

CULIACÁN.- ¡Esto ya se nos salió de control…Mira que tirar al chamaco! exclamó la señora Lucila Arroyo, al comentar sobre el feto que fue encontrado en el baño de una sala de cines.

Apenas unas horas antes, el secretario de salud en Sinaloa, Efrén Encinas Torres, habló sobre la educación y promoción de la salud para evitar abortos clandestinos, “una plebe”, como dijeron las y los entrevistados se atrevió ir a dar a luz al bebe, para “tapar” su embarazo y tirarlo en un bote de basura.

El doctor Encinas daba cuenta de fármacos inductores como el Misoprostol y hablaba de los riesgos desde el punto de vista ginecológico, además de un diagnóstico incorrecto que podría poner en riesgo la vida de la embarazada.

Aseguró que en Sinaloa no hay clínicas clandestinas.

La estudiante de un colegio de bachilleres, mientras degustaba unas palomitas en la propia sala del cine, dijo que esto la horroriza, pero que es muy común “que se esté dando entre las plebes acostarse con quien le gusta y no protegerse”.

“Las plebes de secundaria son las más aventadas, yo conocí a dos compañeras que se embarazaron cuando estábamos en tercer año, una de ellas, abortó, sus papás se la llevaron y cuando llegó venía planita, planita, ahora está en el mismo grupo de prepa; la otra si se atrevió a tenerlo, ahora trabaja en una tienda de ropa”, señaló.

Patricia Quiroga, dijo que se acercó a las salas a pedir “por el angelito”, porque él no tenía la culpa de haber acabado en un bote de basura .

Dijo que está horrorizada, primero por la noticia de que en Sinaloa hay niñas embarazadas de 10 a 14 años “y ahora esto. No tiene nombre lo que hizo la plebe, o la vieja, pero para mí que es una plebe sin valores, desvergonzada y sin sentimientos.

“Es horripilante que un pequeño haya sido abortado y luego como cualquier animal arrojarlo a un bote de basura, se debe de buscar a la culpable, pero más bien a los padres de familia por no estar al pendiente de sus hijas, de orientarlas sobre el riesgo que corre acostarse con quien se les antoja, inculcarles el respeto a la vida, enseñarles valores, porque desgraciadamente todo está distorsionado, no sé a dónde vamos a parar”, dijo.

Josué, un estudiante de secundaria, a quien sus amigas y amigos que lo acompañaban en el fórum lo eligieron para que él diera su opinión sobre el sentir de este hallazgo “pos está mal, pero que otro camino le quedaba a la muchacha”.

Señaló que ellos no tienen la culpa “las chavas se nos avientan y pos uno es hombre”.

-¿Qué sientes conocer que un feto fue arrojado a un bote de basura?

¡Nada… ya ni sentía, creo que estaba muerto cuando lo tiraron!

-¿Acepas el aborto?

-Claro, los chavos no estamos listos para ser padres y si se atraviesa un plebito no deseado, creo que es necesario que se aborte, no hay más, otra, los padres ni siquiera se enteran que hacemos sus hijos, sólo pegan de gritos cuando la plebe mete las patas y no se responsabilizan de nada, entonces, que otro camino nos dejan.

“Te aseguro que los papás de la chava ni enterados están que esa cosa que tiraron era su nieto y la chava que lo tiró se fue a dormir muy a gusto a su casa…Aquí no ha pasado nada”, dijo sonriente, mientras sus acompañantes le aplaudían su posicionamiento.

“Esta noticia nos pinta de cuerpo entero, los valores están perdidos, el respeto a la vida y a la dignidad de las personas están despreciadas, como padres de familia nos urge retomar el papel de padres, no permitir tanto libertinaje a nuestros hijos para no seguir lamentando casos como éste”, dijo la señora Lucila Arroyo.

Un guardia de seguridad, señaló que es lamentable que estén pasando este tipo de cosas “pero sin duda los padres de familia tenemos la culpa”, indicó.

Señaló que él por su trabajo observa el comportamiento de la juventud y la verdad “deja mucho que desear. Yo tengo 27 años y mi generación no estaba tan perdida como la de ahora”.

Citó por ejemplo que en el parque las riveras, es muy común que “las parejitas den espectáculos vergonzosos y dónde están los padres. De seguro en ese lugar hay varios embarazos cada semana”.

(Irene Medrano Villanueva)