Se les acabó el negocio del ‘huachicol’ a los de arriba: AMLO

Acayucan, Ver. A los de arriba se les acaba el negocio y no acepto intimidación de nadie, subrayó el presidente Andrés Manuel López Obrador desde el Centro Deportivo de Beisbol Luis Flores Díaz, al resaltar el combate al robo de combustibles. Y cuando un ciudadano le preguntó a gritos qué hará con Carlos Romero Deschamps, líder del sindicato petrolero, señaló que se acabó el charrismo sindical.

“Democracia sindical, voto libre y secreto. Ya el gobierno no tiene sindicatos preferidos ni líderes preferidos. [A] los dirigentes ahora los van a elegir los trabajadores de manera democrática, para que no estén haciendo grilla, pensando que va a salir uno y yo voy a meter otro. No, ya se acabó el charrismo sindical. Ahora [a] los líderes los va a elegir de manera democrática, con voto secreto, el propio trabajador. Esa es la nueva política laboral”, remarcó en la presentación en este municipio del programa Sembrando Vida, para reactivar el campo y frenar la migración forzada.

Destacó que en su gobierno ya se acabó la corrupción, y reveló cómo era el huachicol de medicinas –en la compra de fármacos para abastecer hospitales y centros de salud– el gobierno gastaba 80 mil millones de pesos.

Vendían la medicina a políticos, que eran los que abastecían al gobierno, empresas que se dedicaban a eso. Claro que vendían carísimo todo; una caja de pastillas para la diabetes, que cuesta en el laboratorio 10 pesos, la vendían en 150 al gobierno. Todo eso se va a terminar, prometió el Presidente ante unas 7 mil 500 personas, según organizadores locales.

Fondo de ahorro

En este encuentro, señaló que se irá por un tubo la política de comprar lo que se consume en el extranjero con la reactivación de la economía desde abajo. Y aprovechó para aclarar que 500 pesos de los 5 mil mensuales que recibirá cada campesino dentro del programa Sembrando Vida se irán a un fondo de ahorro para que al concluir su administración, el esquema se mantenga cuando menos uno o dos años más sin necesidad de financiamiento gubernamental, pues “yo no voy a relegirme porque soy partidario del ‘sufragio efectivo, no relección’.

“Porque no estoy pensando –explicó– que: ‘No, va a quedar uno de nosotros y va a seguir el programa’. No, ya saben ustedes cómo son estas cosas. Vale más seis años y si se puede uno o dos más independiente y se acabó.”

El titular del Ejecutivo resaltó que con el combate a la corrupción le estamos pegando en el clavo, y por eso arriba empezó la limpia. Cero corrupción y cero impunidad. Para eso votó la gente. Lo afirmo de manera categórica porque puede que queden por ahí abajo ­malandrines.

“Y dije: ‘¡basta!’”

Ante un público entusiasta por la descripción de los apoyos que otorgará su gobierno al pueblo, López Obrador recordó que tomó la decisión de acabar con el huachicol de combustibles arriba y abajo, porque eso hasta estaba en la contabilidad del gobierno y diariamente se contabilizaban robos en promedio de entre 800 y mil pipas diarias, lo que representó el año pasado 65 mil millones de pesos. “Dinero del pueblo, y dije: ‘¡basta!’”

Reconoció que no está fácil ahorrar esa cantidad –su proyección son 40 mil millones de pesos– porque se toleró ese ilícito, echó raíces este mal, se convirtió hasta en costumbre. Contó que los grandes tenían tomas clandestinas y almacenaban gasolinas en bodegas y tenían hasta pipas de distribución. Era como otro Pemex, Pemex bis… Yo tengo consideraciones por la gente que por necesidad tenía que hacer eso, pero ahora ya no va a haber necesidad, porque va a haber trabajo y bienestar. Y a los del negocio, a los de arriba, se les acaba el negocio, y no acepto intimidación de nadie, puntualizó.

Tras pedir paciencia para ir resolviendo problemáticas –como la basificación de 80 mil trabajadores de salud–, en esta región donde comenzó el movimiento revolucionario con la influencia del magonismo, aseveró estar muy consciente de su responsabilidad histórica y prometió no fallar.

Aprovechó para urgir a la conclusión del Censo del Bienestar en el estado, para la definición de los padrones de beneficiarios de los programas integrales de desarrollo. Hasta ahora, a escala nacional, han sido censadas 22 millones de familias, y recibirán apoyos de manera directa mediante una tarjeta.

Al Presidente le regalaron un cuadro de cuerpo completo con la banda presidencial, el cual presumió desde el templete.
(LAJORNADA)