Reprueba CNDH hechos en cruce San Ysidro-Tijuana

Ciudad de México. La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) reprobó los hechos de violencia que suscitados ayer en el cruce fronterizo San Ysidro-Tijuana, como consecuencia del intento de alrededor medio millar de miembros de las caravanas migrantes por cruzar hacia Estados Unidos.

Criticó el uso de proyectiles de gases lacrimógenos contra los migrantes usados por los elementos de seguridad fronteriza de Estados Unidos, pero al mismo tiempo subrayó que el que las autoridades mexicanas actúen apegadas a los principios internacionales para proteger a las persona en contexto de movilidad, no da a éstas un salvo conducto para infringir las leyes.

La situación, planteó la CNDH, ocasionó no sólo el cierre del cruce fronterizo internacional, imposibilitando el normal desarrollo de la vida cotidiana en la zona, sino que también puso en riesgo innecesario a personas ajenas a las caravanas y que se encontraban cerca del lugar, como consecuencia de la utilización de gases lacrimógenos y otras medidas implementadas por la seguridad fronteriza estadunidense para evitar la entrada de los migrantes a aquel país.

“La CNDH reitera la necesidad de que las personas integrantes de las diversas caravanas que cruzan nuestro país se conduzcan con respeto a las leyes mexicanas y se abstengan de ocasionar afectaciones o incurrir en conductas indebidas en las distintas comunidades por las que pasen o en las que se encuentren.

“Es importante precisar que el hecho de que el Estado mexicano actúe para proteger sus derechos, en cumplimiento a diversos compromisos internacionales que se han asumido, y se adopten medidas de atención considerando la situación de vulnerabilidad en que se encuentran, no implica un salvoconducto para infringir las leyes o causar afectaciones a personas y comunidades, por lo que cualquier persona que cometa una falta administrativa o delito deberá, en su caso, ser sancionada o procesada conforme a derecho”.

El organismo nacional presidido por Luis Raúl González Pérez llamó al gobierno mexicano a fortalecer el diálogo con la administración de Donald Trump, con el objetivo de evitar que se presenten acciones como las de ayer y para buscar opciones para que las personas en contexto de movilidad puedan ejercer su derecho de asilo en Estados Unidos o ingresar de manera regular y pacífica a territorio estadunidense.

Lamentó que los cuerpos de seguridad fronteriza estadunidenses hayan disparado gases lacrimógenos contra personas migrantes ubicadas en territorio mexicano, lo que ocasionó lesiones a una adolescente (cuya atención fue acompañada por la propia CNDH), y que puso en riesgo no sólo a dichas personas, sino también a terceros ajenos a las caravanas migrantes que se encontraban en la zona. “El incidente que tendrá que ser aclarado por las vías conducentes y prevenido en lo sucesivo”.

La CNDH anunció que continuará su acompañamiento y presencia en las caravanas migrantes “para constatar que, de conformidad con los compromisos asumidos por el Estado mexicano, las autoridades federales, estatales y municipales realicen sus actividades con pleno respeto a los derechos y dignidad de las personas en contexto de migración, a la vez que preserven y garanticen los derechos humanos de las personas y comunidades por donde transiten o se encuentran dichas movilizaciones”.
(LAJORNADA)