Alfonso Navarrete defiende al gobierno de Peña en el Senado

Ciudad de México. El secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, advirtió en el Senado que “no se puede escatimar” al gobierno del presidente Enrique Peña Nieto que México ha avanzado en estos últimos seis años y deja un país “con gobernabilidad democrática, con instituciones fuertes, con una imagen internacional sólida, con finanzas sanas y una economía estable”.

Reconoció que “los retos son muchos y son importantes”, sobre todo en materia de seguridad pública, donde el problema sigue “siendo enorme” , pero “no obstante ello, este gobierno no deja crisis ni política, ni económica, ni social”.

Por el contrario, recalcó, “el presidente Peña Nieto ha cumplido prácticamente con los compromisos que hizo a los mexicanos y con las metas establecidas en el Plan Nacional de Desarrollo”.

Al comparecer ante el Senado, para la glosa del Sexto Informe presidencial, el secretario de Gobernación reconoció que los niveles de violencia alcanzados en algunas zonas del país, “exigen reforzar acciones concretas para devolver los niveles de seguridad de las familias mexicanas”, pese a que el gobierno federal emprendió un esfuerzo sin precedente para fortalecer las instituciones de seguridad del Estado”.

Se destinaron,, detalló, 82 mil millones de pesos, casi 25 por ciento más que el gobierno de Felipe Calderón, a las autoridades estatales y municipales para el mejoramiento y modernización de sus instalaciones y para la capacitación y dignificación de las corporaciones policíacas.

Ante la debilidad institucional que presentan algunas corporaciones de seguridad pública estatales y municipales, ya que uno de cada cuatro municipios del país no tiene capacidad para brindar seguridad pública al carecer de un cuerpo de policía, esa responsabilidad fue asumida de manera subsidiaria y temporal por nuestras Fuerzas Armadas y la Policía Federal.

Navarrete Prida insistió: “Soldados, marinos y policías federales han hecho su mayor esfuerzo, con valentía, con lealtad, arriesgando su vida, en auxilio de las comunidades más afectadas por la delincuencia”.

Aprovechó para reiterar que “la participación de las fuerzas federales en materia de seguridad pública requiere no obstante, una definición del marco legal para resolver el reto que representa la convivencia de soldados y civiles en tareas de seguridad en tiempos de paz, siempre con irrestricto apego a los Derechos Humanos.”.

Fue su discurso inicial, falta que responda a los cuestionamientos de los grupos parlamentarios.

(LAJORNADA)