Medios ocultan sus líneas editorales, dice Ramírez Cuevas

CIUDAD DE MÉXICO.- El coordinador de Comunicación Social en la futura administración federal, Jesús Ramírez Cuevas, se reunió con la bancada de Morena en San Lázaro para analizar una nueva ley en la materia en la que el gobierno no incurra en un despilfarro de recursos en propaganda para difundir logros, Además, aseguró que no habrá censura a los medios de comunicación.

Para aterrizar dicha legislación, el grupo parlamentario de Morena realizó ayer el foro Hacia una agenda legislativa en materia de comunicación pública, en el que Ramírez Cuevas señaló que el próximo gobierno debe abrir sus puertas, sus oídos y sus ojos a los ciudadanos. No más comunicaciones de propaganda tradicional, sino más bien lograr una real.

Posteriormente, en entrevista, sostuvo que el modelo de comunicación del gobierno actual ha fracasado, por lo que buscará una nueva política para acabar con los excesos en esa área.

Tenemos que ir a un modelo en el que la prioridad sea atender las necesidades y los rezagos sociales; entonces, el despilfarro en el uso de recursos públicos tiene que acabar, tiene que racionalizarse la publicidad gubernamental, señaló.

Ante la reducción en las áreas de comunicación social del gobierno federal que anunció el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, Ramírez Cuevas indicó que no habrá despido de trabajadores y, en caso de que ya no tengan una función, serán reasignados a otras tareas.

Además, se refirió al pronunciamiento hecho por la Comisión Iberoamericana de Derechos Humanos, la cual sostuvo que no sería sano en México que se repitiera lo que se vive en Estados Unidos, donde el gobierno descalifica y considera noticias falsas lo que no le favorece, y lo cual fue interpretado como un mensaje al presidente electo para no denostar a la prensa.

Al atribuirlo, por error, como un pronunciamiento hecho por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, dijo que al respecto se pueden hacer los exhortos que crean convenientes los organismos y mientras no se utilicen palabras ofensivas, no se discrimine, no se violen las leyes, creo que se pueden hacer expresiones que intenten explicar a los ciudadanos, el papel de los medios.

En seguida, sostuvo que la frase prensa fifí que ha usado en reiteradas ocasiones el próximo mandatario, no es una ofensa sino se refiere a ciertas líneas editoriales en algunos medios y descartó que ello sea un ataque a los medios de comunicación.

En otros países es pública la línea editorial de los medios, a qué intereses responde, qué simpatías políticas tienen, y en México se oculta, como si todos fueran, digamos, como si no fueran partidarios de alguna idea, o un propósito o que no defendieran ciertos intereses. Lo que se está señalando con esto es que no hay neutralidad total de los medios, porque hay un sesgo informativo. No veo ningún problema.

Llamó a que, en lugar de polarización, se asuma una reflexión sobre la existencia de líneas editoriales en los medios de comunicación y éstas se transparenten. Además, garantizó que no habrá censura en la próxima administración.

Así como el gobierno debe ser transparente en su acción, debe ser claro en la toma decisiones y evitar ataques. Ese es el compromiso, no habrá ofensivas ni censura y, en todo caso, lo que está haciendo Andrés Manuel López Obrador es una invitación al debate sobre la necesidad de evitar la opacidad en la acción de los medios de comunicación.

Ramírez Cuevas fue cuestionado también sobre las declaraciones de Epigmenio Ibarra, quien, de acuerdo con un audio supuestamente correspondiente a una reunión que sostuvo con legisladores de Morena, refirió que los medios de comunicación quieren destruir a la mayoría que conforma ahora este partido en el Congreso.

Al respecto afirmó que no consideran enemigo a nadie que ejerce su derecho de libertad de expresión, pero aclaró que Ibarra no tiene ninguna labor pública, él es un productor, un cineasta, un activista. Como otros mexicanos merece todo nuestro respeto a sus opiniones, pero no tendrá ninguna influencia.

Además, se pronunció por transformar los medios del gobierno federal en públicos, como parte del análisis de la nueva legislación en la materia.

La legislación, agregó, debe procurar que los derechos de los trabajadores de los medios de comunicación se respeten. Esto incluye las garantías de seguridad social, atención médica y jubilación, ante fenómenos como la flexibilidad laboral o el outsourcing.
(LAJORNADA)