Queda libre Elba Esther Gordillo

CIUDAD DE MÉXICO.- La ex dirigente nacional del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo Morales, fue absuelta en definitiva de los cargos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita, acusaciones por las que fue detenida desde febrero de 2013.

Esta madrugada, en un mensaje a medios, el abogado Marco Antonio del Toro Carazo, defensor de la lideresa magisterial, informó que el primer Tribunal Unitario en materia penal le dio a conocer la resolución judicial con la cual se puso fin a todas las causas penales en contra de su cliente, quien se encontraba en prisión domiciliaria.

Gordillo Morales fue acusada por el Ministerio Público Federal a lo largo de estos cinco años de desviar más de mil 900 millones de pesos del SNTE, cometer operaciones con recursos de procedencia ilícita y utilizar un esquema similar al de los grupos delictivos para ocultar el origen y destino del dinero.

Se le acusó de incurrir en delincuencia organizada.

Gordillo Morales, a través de su defensor, dio a conocer un mensaje en el que refiere que le fue notificada su “absoluta e inmediata libertad debido al sobreseimiento que recayó en la causa penal bajo la que me encontraba sujeta.

“Sin embargo, debido a la muy larga situación de aislamiento a la que me he visto sometida, me es necesario un plazo para asimilar privadamente las evidentes emociones que se derivan de un hecho tan importante en lo personal.

“Por lo anterior he decidido no tener ningún contacto con medio de comunicación nacional o extranjero alguno, pues considero que esta etapa que me ubica en una nueva circunstancia debe ser adecuada y suficientemente recibida y vivida en familia.

“En diez días habré de convocar a aquellos medios de comunicación que tengan interés en conocer mi opinión y posición sobre los sucesos relativos; con oportunidad informaremos lugar y hora”.

El 16 de diciembre de 2017, Gordillo Morales fue trasladada a su departamento de Galileo 7, en Polanco, donde permaneció bajo custodia de agentes federales e impedida de tener todo contacto con personas que no fueran autorizadas por la Procuraduría General de la República, sin tener acceso a noticieros televisivos ni computadoras o a llamadas o visitas que no fueran autorizadas por el Ministerio Público Federal.

Desde febrero de 2013 Gordillo Morales también enfrentó acusaciones por los delitos de defraudación fiscal, de las que fue absuelta en mayo de 2017.
(LAJORNADA)