Lizbeth Yareli Salazar Vázquez

Hace once años Lizbeth Yareli Salazar Vázquez fue testigo del ingreso de su abuelo al Salón de la Fama Municipal, y ese día disfrutó al máximo todos esos aplausos, que de inmediato hizo el compromiso de seguirle los pasos.

Enrique “Kiki” Vázquez ingresó al nicho de los inmortales en el 2007 y desde ese momento Yareli Salazar, de diez años, se lanzó a trabajar duro y poco a poco fue creciendo ganando las carreras locales, hasta tomar un gran nivel para llegar a las competencias de Olimpiada Estatal, Regional y Nacional.

Su logros la llevaron a ser concentrada en el CNAR a las 14 años, en donde se prepara hasta la fecha formando parte de la Selección Mexicana, ya con experiencia de dos Juegos Centroamericanos y del Caribe, primero en Veracruz 2014 y ahora en Barranquilla, Colombia, en donde terminó como la mejor sinaloense con una cosecha de cinco medallas, la más importante el oro que no se conseguía desde hace 95 años en la prueba de ómnium, que consiste en cuatro pruebas con sumatoria de puntos y en la que impuso a la cubana y trinitaria. Otras dos fueron de plata y par de bronce.

¿Por qué emigraste a la capital?

“Me fui a los 14 años al CNAR por falta de apoyos en el Estado, comenzando con el Velódromo, que es el lugar en donde nos debemos sentir cómodos para hacer la rutina de trabajo diario y esa es la ventaja que tienen otros estados de la República, con mucha disciplina y la alimentación que se requiere para lograr el rendimiento”.

¿Qué tan complicado es llegar a una medalla?

“La verdad no lo veo complicado, es fácil llegar a ella, con mucho trabajo, disciplina y dedicación, hay que tomar las cosas con seriedad, y entrenar como debe de ser, creo que eso no es difícil”.

¿Qué viene, después de Barranquilla?

“Voy a estar en Copas del Mundo, por la clasificación en el ranking Mundial rumbo a los siguiente Juegos Olímpicos, que es el mayor sueño que todo deportista se plantea desde que inicie cada ciclo. En estos momentos para cerrar el año viene el Panamericano de Pista, del 28 de agosto al 2 de septiembre en Aguscalientes”.

Salazar Vázquez se siente un poco arropada por los apoyos del programa Cima, el ISDE y el municipio, sin embargo dice que son pocos para cubrir todos los gastos que tiene un deportista de alto rendimiento.

“El año que viene se pone más difícil, porque el rimo es otro nivel con competidoras de Europa, hay que competir en las Copas del Mundo para obtener el ritmo de esas competidoras. De seis fogueos y la Copa del Mundo, México acude a un máximo de tres”.

¿Qué tan lejos ves unos Olímpicos?

“No los veo lejos, me veo en Tokio 2020, espero lograrlo, en el ciclismo no hay marcas, es sumar puntos, hay que mantenerse entre las primeras 14 del ranking mundial y en América entre las primas cinco, yo en estos momento me encuentro en el séptimo sitio a nivel mundial y en América en segundo lugar. Los fuertes en América son Estados Unidos y Canadá, y a nivel mundial, Gran Bretaña, Bélgica y Australia, sobre ellos hay que trabajar duro para aspirar a la medalla, por eso les digo esperen noticias mías, porque estoy segura que serán muy buenas. Estoy orgullosa de que empiece a sonar Sinaloa en todas partes”.

Un día con Yareli Salazar: Despierta a las 7 de la mañana, hace abdominales, desayuna, reposa y enseguida tres horas de entrenamiento de ruta; a su regreso se baña, hace tareas, come, descansa y luego a la pista otras tres horas, a su regreso se baña, cena y a las 9 ya está dormida.

¿Qué mensaje le dejas a la juventud?

“Les diría a los deportistas y juventud que entrenen y hagan las cosas con pasión y disciplina, con ese compromiso llegarán lejos y que disfruten lo que hacen”.
HUMBERTO SAINZ GAXIOLA/OEM-INFORMEX

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *