En Sinaloa el PAN toca fondo, reconoce dirigencia estatal

CULIACÁN, SIN.- En Sinaloa el PAN tocó fondo en estas últimas elecciones, pues no sólo tuvo baja votación, sino también tendrá una mínima representación en el Congreso del Estado y en los ayuntamientos, reconoció el dirigente estatal de este partido, Sebastián Zamudio, quien acusó que hubo panistas que hicieron campaña por otro carril, y además dejó abierto la posibilidad de dejar el cargo si los órganos de dirección toman un acuerdo en ese sentido.

En conferencia de prensa que pareció un “mera culpa” y que tuvo lugar en las instalaciones de su partido, hizo un desglose de factores tanto internos como externos que llevaron al partido a tener los pésimos resultados electorales en las urnas apenas el 01 de julio.

Reconoció que a nivel nacional había un hartazgo en contra de los partidos políticos nacionales, en particular contra el PRI y el PAN por haber aprobado las llamadas “reformas estructurales”, entre ellas la energética, que dio paso a los “gasolinazos”.

Entre otros factores que influyeron en la derrota del partido albiazul, citó la falta de recursos financieros, pues en lo local cuando asumió la presidencia estatal del partido se encontró con una deuda de ocho millones de pesos, misma que se ha venido pagado y que estima pueda ser finiquitada para finales del presente año.

Además, acusó que el panismo sinaloense fue abandonado por la dirigencia nacional en lo que se refiere a financiamiento para las campañas, de modo que quienes compitieron lo hicieron con el mínimo de dinero que les asignaron.

En contra parte, dijo, “enfrentamos dos coaliciones que traían muchos recursos en esta campaña (en alusión a las integradas por Morena, PT y PES y la del PRI, PVEM y Nueva Alianza).

También consideró que influyó el método impuesto para definir las candidaturas, que fue el de “designación” (imposición le llamaron algunos panistas que incluso se fueron a los tribunales electorales para modificar esas candidaturas) a pesar de que el Comité Directivo Estatal que él encabeza propuso que las candidaturas se definieran a través de asambleas electivas.

Incluso, dijo, la Comisión Permanente Estatal del PAN también propuso que las candidaturas que le correspondieran al PAN en la coalición establecida con el PRD y Movimiento Ciudadano, se definieran con base en encuestas, sondeos o métodos similares.

Sin embargo, lamentó, los tiempos transcurrieron y no hubo margen para explotar estos métodos y fue finalmente el Comité Ejecutivo Nacional el que designó a los candidatos y candidatas.

Cuando Sebastián Zamudio dijo que el PAN estaba tocando fondo en Sinaloa, era porque la votación obtenida este domingo se les desplomó tanto en las elecciones federales como en las locales.

Precisó que la votación más alta para presidente de México se había tenido con Felipe Calderón cuando en Sinaloa se tuvo una votación de 365 mil votos. La del 01 de julio apenas fue de 124 mil, apenas poco más de la tercera parte, y muy por abajo incluso de la votación más baja registrada que se tenía y que fue con Josefina Vázquez Mota, cuando perdió la elección y se tuvieron 295 mil sufragios.

En lo que son las elecciones locales, reconoció que la votación más alta (565 mil votos) se había tenido en las elecciones del 2010, cuando se tuvo como candidato al priista Mario López Valdés, y la más baja se tuvo en las últimas elecciones para gobernador, donde resultó electo el priista Quirino Ordaz, y Acción Nacional tuvo 180 mil votos.

A la suma de factores que dieron pie a la derrota del PAN en Sinaloa, Sebastián Zamudio agregó la descoordinación que hubo entre las campañas federales y las locales.

Lamentó que se haya establecido una coordinación de campaña paralela al Comité Directivo Estatal y que no se haya trabajado de manera conjunta.

Por todo lo anterior, se le preguntó si no contempla renunciar al cargo de presidente municipal para dar lugar a una mejor recomposición de las corrientes internas que se mueven en el panismo sinaloense, sobre todo porque hay voces críticas.

Ante ello, el dirigente panista consideró que no es momento de correr y dejar el cargo, sino de reflexión y de diálogo, incluyendo las voces de aquellos panistas que en la campaña no estuvieron apoyando las candidaturas del partido y que ahora sí se acercan para criticar.
JOSÉ ANGEL ESTRADA/OEM-INFORMEX