Camiones ‘empañan’ el Centro Histórico

Culiacán, Sin.- En Culiacán, la condición es especialmente seria debido a la nula planificación urbana, la poca eficiencia, la baja seguridad y la deficiente calidad de servicio del transporte urbano, este último, hoy por hoy, no es posible sacarlo del primer cuadro de la ciudad.

Desde el 2007, cuando Jesús Vizcarra tomó la decisión de remodelar todo el Centro Histórico de Culiacán, se abrieron grandes oportunidades de rescatar un casco urbano que viene del siglo XIX y que cada vez caía más y más en el abandono, deterioro, demolición y nidos de vagos e inmundicia.

Todavía existen proyectos en los que se pueden estudiar la distribución adecuada de las rutas que llegan al centro, ya que la mayoría de las personas busca tener un acceso fácil y usa el transporte público.

SÓLO EN PROYECTO

Locatarios de los mercados municipales del Centro comentaron que sería factible que el transporte urbano saliera del primer cuadro, ya que en años anteriores se había planificado, pero solo quedó en eso, un proyecto.

“Es muy estresante escuchar y ver cómo los camioneros no respetan al usuario, circulan siempre a alta velocidad; han sucedido varios atropellamientos de personas y choques vehiculares”, comentó Fabiola Pérez, encargada de un negocio de ropa.

Asimismo, Christian Bojórquez, empleado de tienda de tenis, consideró que se debe ordenar el sistema de operar el transporte público con la finalidad de mejorar el flujo de vehículos, pero que mejor, que los sacaran del primer cuadro para que durara más tiempo lo bonito que dejaron en esta remodelación que poco a poco se ha ido deteriorando.

Ha sido una gran inversión para transformar la ciudad que amerita darle los cuidados que se merece para conservarla y evitar que se deteriore y algunos particulares pretendan hacer valer su interés por encima de la comunidad.

LOS DAÑOS

En un recorrido por las calles del sector, es evidente el daño que genera el transporte público, ante todo, la destrucción de la mayoría de las protecciones peatonales, las de metal, las esquinas, el concreto; la mayoría de los destrozos fue causado por camioneros.

“Te invito a que recorras por las calles del Centro Histórico, donde encontrarás fracturas del pavimento, destrucción del estampado de concreto, mugre en banquetas de las calles y esto es por los ciudadanos y autoridades que somos sucios y no limpiamos respectivamente, ahora los camiones, ese es otro problema”, comentó Clarissa Cepeda.

Opinó que el transporte urbano ya no debe seguir entrando por todas las calles del Centro Histórico a destruir su equipamiento, es importante poner paraderos, educar a los choferes, así como también reforzar la vigilancia de tránsito y todas las calles para hacer el tráfico más ágil y seguro.

Juana Flores, empleada de venta de frutas, dijo que mantener limpias las banquetas, no es algo difícil, porque no es posible tanta mugre, chicles y polvo para una obra que debe brillar, ser atractiva y acogedora.

Quienes trabajan en el Centro coincidieron en señalar que falta planeación urbana con visión moderna, multidisciplinaria, dinámica, un detonante para el desarrollo económico, adecuado a las actuales circunstancias y cultura particulares.

Sólo así, señalaron, los camiones no empañarán al Centro Histórico de Culiacán, y éste brillará con luz propia.

CLARISA CEPEDA
TRABAJADORA DEL CENTRO HISTÓRICO

“Te invito a que recorras las calles del Centro Histórico, donde encontrarás fracturas del pavimento, destrucción del estampado de concreto, mugre en banquetas y esto es por los ciudadanos y autoridades que somos sucios y no limpiamos respectivamente, ahora los camiones, ese es otro problema”.