Comida chatarra=niños obesos

CULIACÁN, SIN.- La obesidad infantil en Sinaloa es un problema de salud pública que se ha incrementado en niños y jóvenes de 3 a 11 años de edad. La causa es porque tienen un mayor contacto con productos que contienen carbohidratos simples o productos industrializados, pese a que en algunas escuelas lo tienen prohibido a un no se lleva acabo al 100 por ciento, señaló Julio Medina, Endocrinólogo Pediatra.

Por otra parte, esta enfermedad trae como consecuencia diabetes tipo 2, hipertensión arterial sistemática, depresión, síndrome metabólico, hígado graso, ansiedad, alteraciones osteoarticulares en tobillos, rodillas y columna.

Cabe mencionar que la lucha en contra de los alimentos “chatarra” inició en Sinaloa en el 2006, cuando el Congreso local aprobó la Ley para Regular el Consumo de Alimentos con poco valor nutricional.

PROGRAMA DE SALD
En lo que va del año, la Secretaría de Educación Pública y Cultura (SEPyC) ha registrado un 16.8 por ciento de alumnas y alumnos con obesidad en las escuelas de Sinaloa; y un estimado de 20.29 por ciento con sobrepeso, esto lo informó el Coordinador del Programa Registro de Salud Escolar, Luis Enrique Morales Lara.

La matrícula en educación básica, que comprende los niveles de Preescolar, Primaria y Secundaria, es de 540 mil estudiantes aproximadamente.

MEDIDAS PREVENTIVAS
Las medidas preventivas que se deben tomar en cuenta para que el incremento de esta enfermedad baje, es cambiar el estilo vida.

“Actualmente tenemos un estilo de vida sedentario, con pocas actividades físicas, la cual debe cambiar” mencionó el pediatra.

Resaltó que también se debe estar al pendiente del estado emocional de los niños, cuidar la ansiedad y depresión ya que esto son factores importantes para caer en la obesidad.

INICIATIVA VS CHATARRA
Por su parte la diputada Elizabeth Morales Ramos, lanzó una iniciativa similar a la de Eduardo Garrido Achoy, y esta consiste en que la Secretaria de Salud y la SEPyC prohíban la venta de alimentos “chatarra” dentro y fuera de las escuelas de educación básica.

Morales Ramos dijo que los alimentos de bajo o nulo valor nutricional, o con alto contenido calórico, grasas o cualquier otro aditivo que provoque obesidad, sean eliminados de las tiendas escolares y de las aceras de los planteles.

Por otra parte, Paulina Ramos madre de familia, menciono que esta enfermedad no es de leyes, si no la conciencia de cada uno de los padres, quienes por andar de prisa les dan el dinero para que compren desayuno, sin saber lo que consumen, “que los padres nos pongamos las pilas y aunque sea una avenita le hagamos a los niños y le pongamos una fruta en la mochila”.

El médico recomendó a los padres de familia estar más informados y ser parte de las campañas como: chécate, mídete, muévete y PREVENIMSS, así como también acudir a sus unidades de medicina familiar para que les haga sus evaluaciones y puedan ser asesorados de una forma más individual.

DATO: 540 mil alumnos es la matrícula en el estado en educación básica: Preescolar, Primaria y Secundaria.

16.8 por ciento de alumnas y alumnos de Sinaloa sufren de problemas de obesidad.
20.29 Por ciento presentan sobrepeso según la Coordinación del Programa Registro de Salud Escolar.
RESALTAR
La obesidad trae como consecuencia diabetes tipo 2, hipertensión arterial sistemática, depresión, síndrome metabólico, hígado graso, ansiedad, alteraciones osteoarticulares en tobillos, rodillas y columna.
IRENE MEDRANO VILLANUEVA/OEM-INFORMEX