Tillerson no descarta golpe militar contra Maduro

Austin. El secretario de Estado estadunidense, Rex Tillerson, planteó este jueves la posibilidad de que militares venezolanos decidan derrocar al presidente Nicolás Maduro. En la historia de Venezuela y los países de América del Sur, muchas veces los militares son agentes de cambio cuando las cosas están muy mal y los líderes ya no pueden servir al pueblo, sostuvo Tillerson, en un discurso en la Universidad de Texas, en Austin, antes de emprender una gira por América Latina en la que visitará México, Argentina, Perú, Colombia y Jamaica.

Además, alertó sobre la presencia creciente de China y el alarmante papel de Rusia sobre América Latina, y llamó a los gobiernos regionales a cooperar más con Estados Unidos. Advirtió a Cuba que el futuro de la relación bilateral con Washington depende de los pasos que dé La Habana.

Tillerson insistió en que el gobierno del presidente Donald Trump no promueve un cambio de régimen en Venezuela, pero destacó que sería más fácil si Maduro decidiera dejar el poder por su propia cuenta e incluso le sugirió exiliarse en Cuba.

El secretario de Estado predijo que habrá un cambio en Venezuela, y destacó que Estados Unidos desea que sea pacífico.

No hemos abogado por el cambio de régimen o la destitución del presidente Maduro. Hemos pugnado por que vuelvan a la Constitución, indicó el funcionario cuando se le preguntó si la destitución del venezolano era necesaria o si Estados Unidos desempeñaría un papel en ella.

Sin embargo, sugirió la posibilidad de que las propias fuerzas armadas venezolanas tomen medidas, aunque no ofreció evidencias de que Estados Unidos tenga información de inteligencia que respalde esa idea.

La gran tragedia de Venezuela es que, aunque podría ser uno de los países más prósperos en la región, es uno de los más pobres, señaló el jefe de la diplomacia estadunidense. “No ha habido ningún desastre natural, sus ciudadanos sufren porque un régimen corrupto roba a su pueblo.

En la historia de Venezuela y los países de América del Sur, muchas veces los militares son agentes de cambio cuando las cosas están muy mal y los líderes ya no pueden servir al pueblo, sostuvo. Si este será el caso o no, no lo sé.

Tillerson dijo que Maduro debe respetar la Constitución y agregó que si las cosas se ponen complicadas para el mandatario venezolano, éste podría salir del país y viajar a Cuba. Estoy seguro de que tiene algunos amigos en la isla que le darán una linda casa en la playa.

El secretario, quien fue director general de la compañía petrolera estadunidense ExxonMobil, señaló que el gobierno de Venezuela es un régimen corrupto y hostil y que Estados Unidos seguirá ejerciendo presión sobre la administración de Maduro.

Estados Unidos ha impuesto varias rondas de sanciones que alcanzan a medio centenar de altos funcionarios del entorno de Maduro y al propio presidente, además de una ronda de sanciones financieras y el embargo petrolero no es un paso que esté descartado.

El gobierno de Venezuela no respondió inmediatamente a un pedido de comentarios de la agencia Reuters sobre las declaraciones del estadunidense.

Por otra parte, Tillerson advirtió a los países de América Latina de una dependencia excesiva en sus lazos económicos con China y argumentó que la región no necesita nuevos poderes imperiales.

Hoy China se está estableciendo en América Latina. Está usando el poder económico para llevar a la región bajo su órbita, la pregunta es a qué precio, sostuvo.

El secretario de Estado dijo que ahora China es el principal socio comercial de Chile, Argentina, Brasil y Perú, y remarcó que instituciones fuertes y gobiernos responsables deben asegurar su soberanía ante actores potencialmente depredadores que llegan a la región.

Si bien esta relación comercial ha traído beneficios, las prácticas comerciales injustas … también han dañado a los sectores manufactureros de estos países, generando desempleo y menores salarios para los trabajadores, destacó, y agregó que América no necesita nuevos poderes imperiales.

La preocupación en cuanto a Rusia la fijó en la venta de armas y equipamiento militar que el país hace a regímenes poco amistosos que no comparten o no respetan valores democráticos.

Tillerson ha tardado un año en emprender su primera gira por la región latinoamericana y los cuatro países que visita, todos miembros del Grupo de Lima, son los que tienen una posición más dura frente a él en la región.

También habló de la relación bilateral con Cuba. Luego de que el anterior gobierno estadunidense del presidente Barack Obama inició un acercamiento entre Washington y La Habana, dicha relación fue congelada de nuevo desde la llegada de Trump a la Casa Blanca. El futuro de nuestra relación depende de Cuba. Estados Unidos va a continuar apoyando al pueblo cubano en su lucha por la libertad, manifestó.

Trump endureció la política hacia La Habana respecto de su antecesor, cerrando las posibilidades a todo tipo de turismo encubierto de los estadunidenses en la isla y vetando los negocios con empresas controladas por las fuerzas armadas cubanas. No obstante, no ha revertido la política de acercamiento de su predecesor ni ha roto las relaciones diplomáticas retomadas por Washington y La Habana en 2015 tras más de 50 años de ruptura.

Tillerson se reunirá este viernes en México con el presidente Enrique Peña Nieto y con su homólogo, el ministro de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray.

La histórica relación entre los dos vecinos atraviesa su peor momento desde la llegada a la Casa Blanca de Trump por el muro que quiere levantar en la frontera común –y que quiere que pague México–, por sus arremetidas contra los inmigrantes mexicanos y por la amenaza constante de romper el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), del que también forma parte Canadá.

Sobre esto, el secretario de Estado declaró que el enfoque de Estados Unidos es holístico pues debe tratarse el tema de seguridad a la par que el del desarrollo. Por medio de la Iniciativa Mérida, una colaboración bilateral enfocada en mejorar la seguridad y la ley, Estados Unidos ayudará a México a reforzar sus leyes e instituciones judiciales.

Sobre el TLCAN, afirmó: continuaremos trabajando para modernizarlo con otra ronda el próximo mes.