Rebelión en el PRI contra Ochoa Reza por candidaturas

Ayer surgió un brote de rebelión en el PRI ante la demanda de diputados federales inconformes por la distribución de candidaturas al Senado, de que renuncie el dirigente nacional, Enrique Ochoa Reza, e incluso amagaron con aplicar una medida de brazos caídos para no respaldar en sus estados la campaña presidencial de José Antonio Meade Kuribreña.

Los reclamos se dieron ayer en una reunión de 40 diputados federales con el recién nombrado coordinador Carlos Iriarte Mercado, quien ofreció conseguirles una entrevista con Ochoa Reza. Pero los legisladores se negaron y exigieron que transmitiera su malestar al presidente Enrique Peña Nieto.

Reunidos ayer por la mañana en el salón privado del restaurante 1857, en el área conocida como Los Cristales, de la Cámara de Diputados, los priístas incluso atribuyeron a Ochoa Reza la responsabilidad de que la campaña de Meade no repunte.

Entre las voces que se levantaron en el desayuno, los diputa-dos incluso indicaron que la ventaja actual de Andrés Manuel López Obrador, precandidato de la coalición Juntos Haremos Historia, es la misma que hace seis años tenía Peña Nieto como candidato, y esa diferencia es lo que lo hizo inalcanzable.

Después de que durante todo el día comenzaron a conocerse detalles del encuentro, por la noche la bancada priísta emitió un comunicado en el que negó categóricamente haber debatido, discutido o decidido solicitar la renuncia de su dirigente nacional, Enrique Ochoa Reza, en forma alguna.

Agregó: Por ello, al tiempo de confirmar su militancia comprometida y decidida, desmiente tajantemente las versiones periodísticas que han circulado en portales informativos.

En el comunicado también refrenda su respaldo al presidente del CEN por parte de los 204 integrantes de la bancada.

Sin embargo, diputados del PRI consultados indicaron que el desayuno empezó con las críticas de distintos integrantes del grupo, entre otros Nancy Sánchez, Esthela Ponce, Sara Latife Ruiz Chávez, Bárbara Botello, Fernando Moctezuma y Víctor Manuel Silva Tejeda.

El reclamo de los priístas comenzó con el reparto de las candidaturas que, objetaron, se otorgaron a puros amigos y afectos, y que a algunos diputados la dirigencia nacional les pidió ir a registrarse a sus estados, como ocurrió con Bárbara Botello, Otniel García Navarro y Mariana Benítez Tiburcio, pero después se les avisó que los candidatos serían otros de sus propios compañeros de bancada.

Las críticas contra Ochoa Reza, según los asistentes, es que después de ese hecho ni una llamadita les hizo y no se emprendió una operación cicatriz.

También se ventiló que a la misma hora del desayuno en Los Cristales, Otniel García confirmaba su salto a Morena e incluso otros diputados están dispuestos a renunciar a su militancia en el PRI para irse con López Obrador.
(LAJORNADA)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *