India se lanza en Davos contra “aislacionismo”

Davos. El primer ministro indio, Narendra Modi, defendió este martes la globalización en la apertura del foro económico de Davos, más optimista que nunca sobre la recuperación económica mundial.

“Las fuerzas del proteccionismo están levantado cabeza frente a la globalización”, dijo Modi en su discurso en la exclusiva estación suiza, donde la nieve ha caído intensamente en las últimas horas provocando algunos retrasos.

A la espera de la llegada de Donald Trump, la estrella de la edición de este año, conocido por sus posiciones proteccionistas y antiglobalización, Modi afirmó que “el aislacionismo no es una solución”.

El lunes Estados Unidos anunció la imposición de aranceles a los paneles solares importados de China, así como a las lavadoras industriales de algunos países asiáticos, confirmando los temores proteccionistas que muchos denuncian en Davos.

Los líderes económicos y políticos mundiales se reúnen este año en un clima de gran optimismo a pesar de las enormes desigualdades que denuncian activistas y oenegés.

“Las desigualdades están fuera de control”, dijo a la Afp la directora de Oxfam, Winnie Byanyima. “Nuestros ahorros recompensan la riqueza y no el trabajo duro”, afirmó.

La oenegé evalúa que 82 por ciento de la riqueza planetaria creada el año pasado en el mundo terminó en manos de 1 por ciento de los más ricos, mientras que las mujeres pobres son las que menos se beneficiaron del crecimiento económico, según un informe publicado el lunes.

En el mismo sentido, en un mensaje a Klaus Schwab, fundador y presidente del Foro Económico Mundial (WEF), el papa Francisco pidió a los participantes que trabajen para construir sociedades “capaces de restaurar la dignidad a los que viven con gran incertidumbre y son incapaces de soñar en un mundo mejor”.

El presidente francés, Emmanuel Macron; la canciller alemana, Angela Merkel, o el rey de España, Felipe VI, están entre los cerca de 2 mil 500 delegados y 70 jefes de Estado y de gobierno que este año estarán en la estación suiza.

También habrá una importante presencia latinoamericana, con los presidentes de Brasil, Argentina, Colombia o Panamá, entre otros.

Pero el más esperado es sin duda el presidente de Estados Unidos, que acudirá el viernes a Davos, después de que los republicanos y los demócratas estadunidenses alcanzaran el lunes un acuerdo provisional para poner fin al cierre presupuestario.

Su carácter imprevisible y sus conocidas críticas a la globalización y al liberalismo -el credo de la mayoría de participantes del foro- auguran un choque con su famoso lema “Estados Unidos primero”.

La semana estará repleta de seminarios de todo tipo, que abordan temas no sólo económicos, sino sociales y tecnológicos, como las consecuencias de las fake news o las implicaciones de la inteligencia artificial para el mundo laboral, todo ello bajo el lema “Creando un futuro compartido en un mundo fracturado”.

El lunes el Fondo Monetario Internacional (FMI) confirmó el optimismo económico reinante y elevó de 3.7 por ciento a 3.9 su previsión de crecimiento para 2018.

La confianza también predomina entre los empresarios: una encuesta publicada el lunes por la auditora PwC revela que su optimismo está en niveles récord.

La encuesta con mil 300 directivos de todo el mundo muestra que 57 por ciento de ellos creen que el crecimiento se consolidará en los próximos 12 meses, un récord desde 2012, cuando empezó a publicarse este índice. La cifra mejora muchísimo con respecto a 29 por ciento del año pasado.

Davos es también y ante todo un buen lugar para hacer negocios, como demuestra la presencia entre otros del consejero delegado de JPMorgan Chase, Jamie Dimon. En 2017 cobrará 29.5 millones de dólares anuales, el sueldo que tenía antes de la crisis financiera de 2008.
(LAJORNADA)