EU pone en vía de expulsión a 195 mil salvadoreños

WASHINGTON.- La administración de Donald Trump anunció este lunes el final de la protección migratoria especial que beneficia a 195 mil salvadoreños, lo que los obliga a obtener la residencia por otro camino o dejar Estados Unidos antes del 9 de septiembre de 2019 si no quieren ser deportados.

Washington concedió la protección conocida como Estatuto de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) a los ciudadanos de El Salvador tras los terremotos de enero y febrero de 2001 en el país centroamericano, que benefició entonces a 263 mil personas. En la actualidad hay 195 mil inscritos.

La cancelación es un paso más en la restrictiva política migratoria que ha adoptado Trump desde su llegada a la presidencia hace un año. El Partido Demócrata y organizaciones civiles condenaron la medida y la calificaron de cruel.

Afuera de la Casa Blanca, no obstante el frío intenso y la lluvia, se llevó a cabo una protesta contra esta decisión.

En tanto, el gobierno del presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, agradeció a Estados Unidos que haya concedido 18 meses de extensión al TPS. Esta prórroga es el resultado de numerosas acciones llevadas a cabo por diversos sectores, que junto a la cancillería de El Salvador desarrollaron una intensa gestión a favor de nuestros connacionales, tuiteó Sánchez Cerén.

El TPS ha sido prácticamente un programa de protección humanitaria: otorga permisos temporales de residencia y trabajo a ciudadanos de países con condiciones extraordinarias como conflictos armados o desastres naturales. La idea es que puedan estar seguros en Estados Unidos hasta que las condiciones en su país permitan su regreso.

Los salvadoreños son el mayor grupo beneficiario y el TPS se había renovado hasta ahora en 11 ocasiones, pero la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, cree que la situación que provocaron los sismos de 2001 ya no es tal y recordó que Estados Unidos aportó dinero para la reconstrucción.

El Salvador, donde hace 25 años terminó una guerra civil, es uno de los países más violentos del mundo, según estadísticas. Fuentes del Departamento de Seguridad Nacional dijeron que no se tuvo en cuenta esa situación de violencia porque el TPS fue otorgado como consecuencia de una catástrofe natural.

La administración Trump canceló hace unos meses el TPS concedido a los haitianos tras el terremoto de 2010 (con 46 mil inscritos) y el que dio a los nicaragüenses tras el huracán Mitch en 1998 (2 mil 500). Aún debe decidir sobre el de los hondureños.

Tomó el mismo rumbo con el DACA, programa con el que el demócrata Barack Obama protegió de la deportación a cerca de 800 mil jóvenes indocumentados llegados al país siendo niños. Los salvadoreños beneficiados hasta ahora por el TPS son padres de unos 190 mil niños nacidos en Estados Unidos y que por ello tienen nacionalidad estadunidense. La medida impactará además en la economía de ambos países.

Los salvadoreños residentes en Estados Unidos envían anualmente más de 4 mil 500 millones de dólares a su país, lo que representa 17 por ciento del PIB.
(LAJORNADA)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *