Entre señales que no llegan y la espera de lo que diga el partido

CULIACÁN, SIN.- La mayoría de los legisladores, por no decir todos, desdeñan la iniciativa que envió el gobernador y que por unanimidad aprobaron: La reelección.

Con un pie afuera, los diputados desojan la margarita, están pendientes de cualquier gesto, de cualquier señal que les indique que ellos son los elegidos.

Sin embargo, algunos no quieren volver a sus curules por ser candidatos a diputados federales y otros a alcaldes. Disciplina: “lo que diga mi partido”.

Todo indica que más de 20 legisladores dejarán su curul. El sueño dorado es irse a San Lázaro. El gran problema es que sólo hay siete diputaciones federales.

“A mí me gustaría repetir; espero a ver qué dispone mi partido”, dijo Merary Villegas de Morena.

“Me han candidateado para la senaduría, pero me gustaría reelegirme”, señaló Tania Morgan, del PAN.

La efervescencia política está en todo su apogeo en el Congreso del Estado. La ausencia de los que buscan una señal es evidente. Entran y salen desesperados, nada les importa más que les den luz verde para arrancar.

Donde hay más claridad es en el PAS. Todo hace indicar que de los seis legisladores la única que no se irá es Angélica Díaz.
Y así, mientras los diputados desojan la margarita y otros se salían a poner veladoras a todos los santos, la sesión inició apenas con 21 de los 40 legisladores.

Conforme avanzó el tiempo no hubo quórum, sólo al momento de elegir a la Comisión de Selección que nombrará al Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal y Municipal Anticorrupción del Estado de Sinaloa, los diputados aparecieron como por arte de magia.

La presidenta de la Junta de Coordinación Política, Irma Tirado Sandoval, se adelantaba al maratón de Culiacán y daba muestras de que ella pudiera ganar esta justa, ya que ni los tacones le impedían correr.
“Yo tengo mucho sueños muy altos. Hay muchos sueños en lo político. Hay muchas maneras de crecer”, advertía la diputada al interrogarla sobre su posible candidatura a una diputación federal o al senado.
Otro que no cantaba mal las rancheras era Aarón Rivas, quien al igual que su homóloga Irma Tirado, no pasó lista, pero a la hora de la votación, corrió para sacar adelante al Comité.

“Si, sí quiero estar en la boletas, pero es una decisión de mi partido, donde ellos consideren. Voy a esperar donde hay más posibilidades y si estos generan votos para el candidato a la Presidencia de la República”, dijo.
De acuerdo a la Ley electoral quienes deseen postularse deben separarse de sus cargos 90 días antes de la jornada electoral, por lo que los diputados deberán abandonar su curul a más tardar el día primero de abril y el periodo ordinario concluye este 31 de enero.

Durante la sesión llegaron maestros jubilados que pedían a gritos que los diputados antes de ir a buscar nuevamente el voto popular les cumplan, pero con una aclaración:

¡Ni un voto al PRI, gritaban.

Luego una voz fuerte se escuchó entre los diputados: “Irma Moreno, aquí está tu maestra de sexto año”. La diputada Irma Moreno, no la escuchó, no estaba en la sesión.

Luego aclaró que sí quiere ser candidata, aunque no definió por cuál candidatura está definida “estoy a lo que mi partido diga”, señaló la priista.

En el Grupo Parlamentario del PAN los siete legisladores que lo conforman sí quieren pedir licencia para contender durante el próximo proceso electoral, precisa el coordinador de la bancada Carlos Castaños Valenzuela y aclaró que él mismo buscará de nuevo ser diputado federal, por la vía que lo decida su partido.

Igualmente Juan Pablo Yamuni Robles, desea el escaño federal, aunque se conforma con la reelección y en un futuro llegar a ser el presidente municipal de Ahome.

La diputada Sylvia Treviño, a quien ya la dan como la mancuerna de Cuén para buscar la senaduría, dice que para ella es un honor participar en la coalición Por México al Frente.

Por su parte el que se ha movido más para ir en busca de un escaño federal es el diputado Roberto Cruz Castro, quien sigue en espera de que el partido le dé el visto bueno.

Pasaban de las dos de la tarde y fue necesario que el presidente de la mesa directiva suspendiera la sesión por falta de quórum, sólo había 18 legisladores, fue necesario ir por tres legisladores para lograr que la sesión se reanudara.
“Los compañeros andan en su rollo…es el tema de su interés”, señaló el diputado Crecenciano Espiricueta al ver que en este momento lo más importante para los legisladores es que su partido les dé el visto bueno.
IRENE MEDRANO VILLANUEVA/OEM-INFORMEX

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *