Antonio Velázquez Zárate ícono del periodismo será entronizado en salón de la fama

TOÑO

CULIACÁN.- “El periodismo, simple y sencillamente ha sido el motor de mi vida, me ha llevado por los diferentes caminos de esta profesión y gracias a ello he sacado la tarea de la vida como profesionista, esposo, padre y ciudadano. El hecho de que un comité ciudadano me haya tomado en cuenta para que mi nombre y mi labor queden plasmados para siempre en un recinto como el Salón de la Fama, es para mí un honor y la más grande satisfacción de vida como periodista, porque quiere decir que mi trabajo no ha pasado inadvertido”.

A sí se expresó de entrada nuestro compañero, amigo y colega Antonio Velázquez Zárate, quien es te día pasará a la historia del deporte de Culiacán al serle concedido un nicho en el Salón de la Fama, al lado de las más grandes figuras, tanto deportistas, promotores y periodistas a quienes por su labor los han elevado al máximo recinto.

Toño, como se le conoce en el ámbito periodístico, cuenta con una larga historia dentro de esta profesión. Surgido de la es cuela de periodismo “Carlos Septién García”, de la ciudad de México, inició su carrera como reportero de primera plana en El Sol del Pacífico en 1969, de ahí pasó a las filas de El Sol de Sinaloa en 1970, desde entonces solo ha vestido esta camiseta y a la fecha continúa colaborando no solo con su famosa columna especializada en fútbol “90 Minutos”, cuya vigencia de más de cuatro décadas la hacen la más antigua del periodismo sinaloense.

Velázquez Zárate, ha obtenido otros reconocimientos a lo largo de su trayectoria, entre ellos el Premio Estatal de Periodismo Deportivo “Gustavo D. Cañedo” en 1996 y el premio Periodismo Sinaloa al Reportaje del Año en1998 con el trabajo “La Telaraña Educativa de la Sierra”. Desde entonces, Toño, pasó al equipo de primera plana, distinguiéndose por sus trabajos de reportajes especiales, sin dejar jamás su columna y trabajos relacionados con el deporte.

En relación a estos, nos platicó sobre la satisfacción que le causaba elaborar sus crónicas, especialmente la de fútbol. “Para mí era un placer llegar sentarme frente a mi vieja máquina y luego frente a la computadora para escribir mis crónicas porque en ellas no solo narraba el desarrollo del partido, sino que desmenuzaba la parte táctica de los equipos, lo mismo fue en el tenis, que en el boxeo y otras disciplinas y es que antes daba para eso y mucho más, hoy es diferente debido a la gran cantidad de actividad y al reducido espacio”.

Toño combinó esta profesión con la de profesor de educación física y entrenador de fútbol y tenis. Nos explicó que esto se dio cuando comprendió que sacar adelante a su familia con el sueldo de periodista no sería posible, así es que estudio en la Escuela Normal de Sinaloa la licenciatura en educación física y luego en el ENDIT la de entrenador de fútbol. Nada más que 30 años duró en el ejercicio magisterial. Gracias a todo esto, confiesa, sacó adelante a sus tres hijos, una licenciada en administración y finanzas, otro ingeniero industrial y una doctora especialista en pediatría.

“Esto y el periodismo han sido mis más grandes satisfacciones, coronado hoy con mi ingreso al Salón de la Fama”, dijo Toño, quien el año 2014 cubrió el Campeonato del Mundo de Fútbol en Brasil, desde nos envió una serie de reportajes históricos, por su contenido y porque ha sido el único en asistir a una Copa del Mundo.

Regresando al evento de El Salón de la Fama, nos comenta que desde el momento mismo de la decisión del Comité Elector, la ansiedad de su familia por ver llegar el momento de verlo en el recinto, ha ido en aumento. “Mis hijos y esposa, están muy orgullosos; mis nietos, cinco varones, están aun pequeños, pero creo que igual, esto les dará emoción el sábado cuando asistan al Salón de la Fama y observen la entronización”.

Toño fue enfático y nos pidió apuntar esto: “a través de mi carrera como periodista, he rechazado algunas propuestas de reconocimientos y homenajes, creo que solo he hecho lo que me gusta y por lo tanto ha sido más que un trabajo, un placer, para nada un sacrificio, sino una inversión, pero esto de El Salón de la Fama, no podía rechazarlo simple y sencillamente porque mi trabajo ha sido valorado lo cual quiere decir que algo he hecho bien en esta vida”.

“El Salón de la Fama, comentó Toño, ha sido un acierto, así como también ha mejorado sustancialmente su sistema de elección, me parece que ha quedado fuera gente que se nos ha adelantado en el viaje sin retorno cuya labor ha sido muy valiosa, pienso que lo mejor que le puede pasar a una persona, es recibir este tipo de estímulos en vida. Desafortunadamente el tiempo pasa y las nuevas generaciones ni conocen ni valoran lo que otras dejaron en el camino”.

Como colofón apuntó: “quiero dejar constancia de mi agradecimiento a todos quienes han hecho posible este reconocimiento, agradecerme a mí mismo por la perseverancia y entrega, desde luego a mi familia, especialmente a mi esposa y a mis hijos, porque esta profesión no tiene muchos espacios para la convivencia familiar, pero afortunadamente, la que se presentó en cada momento fue de alta calidad, prueba de ello las virtudes que cada uno de ellos ha desarrollado para ser ciudadanos con valores éticos y morales servidores de la sociedad”.

“Y algo más: mientras mis neuronas andan alborotadas, jamás dejaré de escribir, ni por asomo veo a mis manos dejar de aporrear las teclas, ni a mi espíritu de periodista dejar de pasar inadvertidas cosas que requieren ser escritas; quienes ejercen esta profesión comprenderán mejor lo que digo, donde quiera que uno va, ve y observa, todo es motivo para escribir”.

“Mi agradecimiento a todos quienes han sido mis compañeros de El Sol de Sinaloa, a todos, los de ayer y los de hoy, porque este medio ha sido, simple y sencillamente, mi segunda casa”.

(JAVIER MORENO HERNÁNDEZ)