Crean en IPN software para evitar fraudes y clonaciones de tarjetas

CLONACION

CIUDAD DE MÉXICO.- En nuestros días, el uso de tarjetas para realizar compras por Internet es muy inseguro, ya que casi todos los canales por los que viaja la información pueden ser interceptados y modificados, de manera que esos datos pueden ser tomados por extraños a fin de suplantar la identidad del usuario o clonar las tarjetas.

Ante ello, un estudiante del Instituto Politécnico Nacional (IPN) creó un software que ayuda a evitar fraudes en compras en línea, ya que resguarda los datos del usuario mediante un código de compra que expira en corto tiempo y evita así que intrusos hagan uso de los datos del comprador.

Isaac Mijail Sumuano Vázquez, alumno de ingeniería en sistemas computacionales en la Escuela Superior de Cómputo (ESCOM), del IPN, desarrolló E Card con el propósito de brindar herramientas que garanticen la seguridad de los tarjetahabientes de instituciones bancarias.

E Card asocia una tarjeta física a una digital que permite al tarjetahabiente generar un código personal de seguridad temporal que expira una vez realizada la compra.

El código se genera a través de una función criptográfica, la cual permite mantener la privacidad de la comunicación, de modo que sea incomprensible a toda persona distinta del destinatario, con lo cual un tercero no puede hacerse pasar por el emisor.

De esa forma, el delincuente cibernético no podrá hacer uso de esta información personal para hacer alguna transacción comercial.

Sumuano Vázquez detalló que lo que hace este sistema, es conjuntar los datos de la tarjeta física con la tarjeta digital en el momento exacto en el que se genera el código.

Se enlazan mediante una función de resumen, conocida como función hash, con lo cual ayuda a que el usuario genere códigos con una selección aleatoria de números.

“Entonces, si uno quiere comprar en línea genera su código, para el usuario será válido durante unos minutos y en cuanto expire éste la tarjeta digital tendrá una opción de apagado. Con lo cual los extraños no tienen posibilidad de adivinar los dígitos o ingresar a la base de datos del banco”, puntualizó el estudiante politécnico.
(LAJORNADA)