Palco Premier

= El retorno de Darrel Sherman
= Será coach de bateo y outfield
= La expectativa de Julio C. Urías

Darrel Sherman, el legendario número “7” de Tomateros de Culiacán, regresará a la organización para la próxima campaña de la Liga Mexicana del Pacífico. La directiva del club – Marcos, Héctor y Diego Ley López, además de Jaime Blancarte – lo nombró coach de bateo y outfilders, en una decisión colegiada con el manager Benjamín Gil y con el director deportivo Mario Valdez.
Sherman fue, durante varias temporadas, un ícono del equipo guinda y actor estelar de la coronación de Tomateros en las campañas 1995-1996, 1996-1997 y 2001-2002, así como en las Series del Caribe Santo Domingo-1996 y Venezuela-2002. Una de sus atrapadas, en el fondo del jardín central, perdura para la historia.
Darrel ha sido, por su modo de jugar y su amor por los colores, uno de los peloteros que más se han identificado con la fanaticada local, tanto así que llegó a ser considerado como un verdadero ídolo aquí en Culiacán.
Y no es exageración, que conste.
La noticia de su retorno, por ende, ha sido muy bien recibida, máxime que formó parte de aquella generación guinda y que hará buen equipo con Benjamín Gil, el manager del plantel. Sherman aportará talento y conocimientos y será de los hombres de confianza de Benjamín.
Enhorabuena.
= EL CULICHI URIAS =
Mientras.
Julio Cesar Urías fue severamente maltratado por Colorado en su última salida – al momento de la aparición de esta columna – como pitcher abridor de los Dodgers de los Angeles y fue él quien sufrió la derrota. En contraste, en las tres primeras, el muchacho de Culiacán había lucido enormidades desde el centro del diamante y sin embargo no tuvo el mérito de la victoria.
Le dieron duro los Rockies, en lo que fue una de sus peores salidas desde que debutó en Grandes Ligas.
Es factible que Julio Cesar sea regresado a triple “A” en una o dos semanas más; pero no será por esto sino porque así estaba programado ya. Los Dodgers saben que el chamaco es un diamante en bruto y quieren pulirlo a conciencia y con toda tranquilidad.
En esta campaña, al ser ascendido, la velocidad promedio de Urías es de 93. 25 millas, superior a los 92. 9 que es la media en la Major League Base ball.
Precisamente hace unos días, el instructor en jefe (de pitcheo) de los Dodgers, Rick Honeycutt, se refirió a las cualidades del culichi y habló maravillas. Palabras más palabras menos: que Urías será, en muy poco tiempo, todo un estelar de las Grandes Ligas.
Ojalá.
= MAL DEBUT DE HECTOR VELAZQUEZ =
Por cierto.
A quien le fue mal en su primera aparición en Ligas Mayores fue a Héctor Velázquez, uno de los mejores pitchers mexicanos del momento.
Héctor le lanzó a los Atléticos en Oakland y el trato no fue nada amistoso: en solo cinco entradas le conectaron 9 hits y le hicieron 6 carreras; ponchó a 4 y regaló par de bases por bolas. De esos 9 imparables, tres fueron de vuelta entera.
¿Marcador final?
Atleticos de Oakland 8 Medias Rojas de Boston 3.
Velázquez, que juega en triple “A” fue llamado para una sola salida, así que es muy probable que lo envíen de regreso a sucursales. Si su trabajo hubiese sido bueno, se hubiera quedado un rato más. Sin duda.
A juicio del columnista, Héctor Velázquez tiene todo para ser un pitcher consistente en el mejor beisbol del mundo. Tendrá que demostrarlo plenamente.
Solo él. Nadie más.
Suerte para la próxima.
= VISTASO A LAS GRANDES LIGAS =
Y bueno.
¿Cómo andan las cosas en Grandes Ligas, casi dos meses después del inicio de la temporada 2017?
Cachorros de Chicago, los campeones de la Liga Nacional y ganadores de la última Serie Mundial, son terceros en la división central; pero solo están a un juego de los Cardenales de San Luis y a dos de los Cerveceros de Milwaukee, que son los líderes del bloque. Han tenido problemas, sin embargo la sintomatología apunta hacia una recuperación.
Colorado, precisamente, es puntero en la división Oeste y es el mejor del viejo circuito. Camina con marca de 26-16 y supera por dos juegos a los Diamantes de Arizona. San Diego es el colero, bién abajo ya: con 15-18, once y medio debajo de los Rockies.
Y en el Este, Washington encabeza el grupo, con 25-15, seguido por Atlanta, ocho juegos de por medio. Miami, en el sótano, con un horrible 14-26.
En la Americana está el mejor equipo, por ahora, del circuito joven: Astros de Houston, primero en el bloque del Oeste, con 29-12. Texas es segundo con 22-8 y Oakland es el colero, con 18-23.
Indios de Cleveland, el monarca actual, es segundo en el Centro, con 20-19, un juego por debajo de los Gemelos de Minnesota, que caminan al ritmo de 20-17. Kansas, extrañamente, carga el farol rojo con 17-23, aunque todavía cerca de los líderes: a 4 y medio de distancia.
Y en el Este, son los Yanquis los que marcan el camino con 24-14. Orioles de Baltimore es segundo, con 23-16 y el sotanero es Toronto, el peor de la Liga. Apenas 8 victorias y la friolera de 24 descalabros.
En fin.
La temporada actual es muy joven todavía. Hay mucho camino por delante y las cosas pueden cambiar luego del Juego de Estrellas, que es el que establece un antes y un después, en el Mejor Beisbol del Mundo.
Ya veremos.
Así nos despedimos. Deseamos un feliz fin de semana y nuestros deseos de siempre: que Dios los bendiga.
=0=