Díalogo Deportivo

Olímpicos sinaloenses

Aunque el gobierno anterior se dio vuelo dándole un valor inmenso a lo hecho por María del Rosario Espinoza, en TKD, de las Olimpiadas de Beijing,  hay otros  personajes que elevaron el nombre de México y Sinaloa en Juegos Olímpicos como Rubén Camacho en ciclismo en Montreal,1976 y en dos Olimpiadas por la guamuchilense Hilda Gaxiola en voleibol de playa.

La diferencia fue que la guasavense Espinoza ganó medalla de oro y los otros personajes se quedaron en la orilla.

No obstante, ambos Camacho y la Gaxiola sembraron el camino para María del Rosario lograra su hazaña.

Rubén Camacho nació el 16 de septiembre de 1954 en Los Mochis, Sinaloa, pero sus padres Rubén y  María, a quien tuvimos la dicha de conocer y tratar ampliamente  se lo trajeron en 1957 a Culiacán, Sinaloa  y éste empezó a correr con el Instituto América a instancias de Armando Barraza.

Pronto se vio  la grandeza de Rubén Camacho y empezó a ganar carreras de ruta y circuitos superando a hombres  como Enrique Vázquez, Ramón Cebreros, E. Casillas, entre otros.

Alguien lo recomendó a don Ángel Romero apodado  Zapopan y  éste integró un equipo de lujo en su empresa Bicicletas Zapopan allá en Guadalajara, Jalisco.

Rubén Camacho Salas fue integrante de aquella poderosa cuarteta junto a Luis Rosendo Ramos, Francisco Javier Castañeda, y Bernardo Cólex, que representaron México en Juegos Centroamericanos y del Caribe, Panamericanos, mundiales y desde luego las Olimpiadas.

Y el sinaloense fue el mejor ubicado en las Olimpiadas de Montreal, Canadá en 1976 en la ruta corriendo en un clima extremoso bajo cero y nevado.

Agustín Alcántara fue el director técnico.

Italia, Francia, España, fueron algunos de los países en donde corrió Rubén Camacho, y hoy es entrenador de ciclismo en la máxima casa de estudios  la Universidad Autónoma de Sinaloa.

Hilda Gaxiola también es entrenadora en la UAS y sus logros son  inmensos en voleibol de playa.

Su altura y potencia con las manos la hicieron la mejor sacadora de muchas naciones, no sólo de México.

Aunque su lugar de nacimiento en Guamúchil, Sinaloa, no hay playa hubo de entrenarse en Mazatlán, Sinaloa, Veracruz, Acapulco, Cozumel, Puerto Vallarta, las Hadas, Manzanillo, Colima, entre otras playas y lugares paradisíacos y luego le dio la vuelta al mundo para participar en dos olimpiadas.

Por ello el actual gobierno de Malova debe rendirle merecidos homenajes a estos dos sinaloenses ilustres.